5.dic.2011 / 11:36 am / Haga un comentario

Por Antonia Muñoz.-  La instalación de la Cumbre de Estados Latinoamericanos y del Caribe (CELAC), el viernes 02 de diciembre en Caracas, es un paso concreto a la creación de una OEA sin Estados Unidos ni Canadá; lo cual no necesariamente supone la eliminación de la OEA, pero implica un mensaje claro a favor de la integración de los iguales, con rechazo al tutelaje y dominación imperial que los países autodenominados desarrollados, siempre le imponen a quienes ellos consideran subdesarrollados o del tercer mundo. Se debe observar que los 33 países que se encontrarán en Caracas el 02 y el 03 de diciembre, tienen orientación política diversa: unos son socialistas o en transición hacia el socialismo, otros son de derecha, otros son progresistas; unos tienen democracias participativas y protagónicas, otros tienen democracias representativas. En fin, es lo que se ha dado por llamar “la unidad entre la diversidad”.

La CELAC apuesta a la unión de pueblos que aunque tienen diferencias de variadas naturalezas, han decidido integrarse en relación a ciertos aspectos comunes. Un pegamento muy importante para mantener esta unión simbiótica sería la coincidencia en ciertos objetivos comunes, el respeto y la tolerancia, así como el apoyo y la solidaridad entre sus miembros. La integración de 33 países en la CELAC permitirá formar un bloque unitario que ante el mundo podrá enarbolar las banderas de la inclusión, lucha contra la pobreza, defensa de la soberanía y autodeterminación de los pueblos. Igualmente La CELAC será un bloque para profundizar en relaciones comerciales justas y equilibradas, sin perder de vista la solidaridad, entendida ésta como” compartir lo que se tiene” y no lo que nos sobra”. La CELAC podrá profundizar la lucha a favor de la Madre tierra y en contra de todos las actividades responsables de los cambios climáticos, hoy tan evidentes en todo el mundo, y donde Latinoamérica y el Caribe, afortunadamente, tienen una mínima contribución.

Otro de los hermosos y ambiciosos objetivos de la CELAC tiene que ver con el propósito de todos los miembros de convertir a Latinoamérica y el Caribe en una zona de paz. Produce alegría sólo al imaginar que estos 33 países trabajen en función de que en Latinoamérica y el Caribe no tengamos que vivir nunca más el horror de una invasión o agresión como la que hemos visto de parte de los imperios a tantos países de la CELAC y del mundo! La CELAC se inspira en nuestros Libertadores, muy especialmente en Simón Bolívar, quien cada vez que entró o intentó entrar con su ejército a otros países, fue para ayudarlo a conseguir su independencia; nunca para dominarlo o subyugarlo. Bolívar debe haberse inspirado en Miranda, con su idea de un Continente que El Precursor bautizó como Colombia, y que abarcaría lo que hoy conocemos como Hispanoamérica.

El embrión de la CELAC en Bolívar, cronológicamente lo podríamos remontar al 6 de septiembre de 1815, cuando El Libertador socializa tal idea en la Carta de Jamaica, enviada desde Kingston al caballero inglés Henry Cullen, donde le expresa: “es una idea grandiosa pretender formar de todo el Mundo Nuevo, una sola nación con un solo vínculo que ligue sus partes entre si y el todo. Ya que tiene un origen, una lengua, unas costumbres y una religión, debería, por consiguiente, tener un solo gobierno que confederase los diferentes estados que hayan de formarse…¡ Qué bello sería que el istmo de Panamá fuera para nosotros lo que el de Corinto para los griegos! Ojalá que algún día tengamos la fortuna de instalar allí un augusto congreso de los representantes de las repúblicas, reinos, e imperios, para tratar y discutir sobre los altos intereses de la paz y de la guerra, con las naciones de las otras partes del mundo…” Bolívar, después de varios años de preparación “tuvo la fortuna de instalar en el istmo de Panamá” el conocido congreso que llevó el mismo nombre, y que con más altos que bajos, comenzó el 22 de junio y terminó el 15 de julio de 1826. Sin embargo, debido a envidias e intrigas de adentro y de afuera, el Congreso Anfictiónico de Panamá no tuvo el éxito esperado, lo cual resumió Bolívar con la siguiente expresión: “el Congreso de Panamá, sólo será una sombra”. La CELAC será una brillante e inagotable luz.

Sin ignorar los méritos de otros líderes latinoamericanos y del Caribe, la CELAC es un sueño de integración, que constituye uno de los pilares fundamentales del Proyecto Bolivariano liderado por el Presidente Chávez, presentado claramente en las Líneas Generales del Plan de Desarrollo Económico y Social de la Nación (2001- 2007), en el capítulo sobre Equilibrio Internacional, cuyo objetivo es: ”Fortalecer la soberanía nacional y promover un mundo multipolar, donde se plantea que la política internacional esté dirigida a estimular la gestación de un mundo multipolar, diversificando las modalidades de relacionamiento, privilegiando las relaciones con los países latinoamericanos y caribeños y redefiniendo el modelo de seguridad hemisférica”. Este objetivo de la Revolución Bolivariana, igualmente está recogido en el Proyecto Nacional Simón Bolívar, Primer Plan Socialista, donde se plantea el plan de Desarrollo Económico de la Nación (2007-2013), y en el capítulo VII se presenta la Nueva Geopolítica Internacional, que incluye la integración latinoamericana y caribeña, que busca “la creación de nuevos polos de poder que representen el quiebre de la hegemonía del imperialismo norteamericano, en la búsqueda de la justicia social, la solidaridad y las garantías de paz, bajo la profundización del diálogo fraterno entre los pueblos, respeto de las libertades de pensamiento, religión y la autodeterminación de los pueblos”.

En búsqueda de este sueño de la CELAC se han ido construyendo: ALBA, UNASUR, PETROCARIBE, PETROSUR, BANCO DEL SUR, SUCRE, TELESUR, RADIO DEL SUR. Simplemente nos cansamos de dirigir nuestras miradas sólo al Norte. Con la orientación y conducción del Presidente Chávez, Fidel Castro, Evo Morales; Luis Inacio (Lula) Da Silva, Néstor y Cristina Kirchner Rafael Correa, Daniel Ortega, y otros tantos líderes latinoamericanos y caribeños, decidimos mirar al SUR.

 

Hacer un comentario.




Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten. Este sitio no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicación.

Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, este sitio se reservará el derecho de su publicación. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos.