13.nov.2010 / 06:51 am / 3 Comentarios

Una lección  esencial que enseñan en la cátedra  de comunicación social son los tres deberes de los medios de comunicación; informar, educar y entretener, y la interrelación que debe existir entre cada uno de ellos. Lamentablemente por años hemos sufrido la degeneración de este medio ocasionando grandes heridas en los valores de la familia venezolana.

Grande ha sido la lucha desde el inicio de la revolución bolivariana por revertir esa tendencia y lo seguirá siendo, porque detrás de cada producción hay un objetivo fríamente calculado, manipular e idiotizar a la población creando grandes índices de tolerancias ante injusticias sociales, generando valores distorsionados y haciéndole creer a la población que la desigualdad social es la cosa más justa que pudiera existir en nuestros tiempos.

Hoy hay que celebrar algunos avances que hemos perdido de vista como la creación de la Ley de Responsabilidad de Radio y Televisión que vino a meter en cintura a más de un medio, el fortalecimiento del Sistema Nacional de Medios Públicos que permite cubrir y transmitir la información que a los medios privados no les conviene que salga a la luz pública, la reciente pronunciación de CONATEL en contra de las narco novelas y producción nacional con contenido como lo está haciendo Venezolana de Televisión.

Sin duda alguna se me escaparan muchos más logros, pero a manera de resumir cumple con el objetivo de hacernos ver que la construcción hacia la televisión que todos los jóvenes y los venezolanos nos merecemos está en proceso, tablón por tablón, cabilla por cabilla, bloque por bloque.

La única vía para que la transformación continué desde todos los sectores productivos y sociales de Venezuela es el socialismo. El socialismo no es un mundo imaginario, inalcanzable está aquí mismito construyéndose, en nuestros barrios y comunidades y sólo será posible sostenerse cuando todos los jóvenes terminen de entender de una vez por todas que nosotros somos los que debemos asumir las riendas del cambio.

¡Sigamos construyendo patria!, ¡Sigamos formando Brigadistas de Comunicación por toda Venezuela! ¡Sigamos dando la batalla para construir juntos la televisión que queremos!

María Caldera / Brigadista de Comunicación Alternativa

 

Comentarios

3.dic.2010 05:48 am
jose (Sucre) dijo:

saludos camaradas soy un camarada del estado sucr de la jpsuv qisiera conformar una brigada de comunicacion alternativa mi nro es 04164872445

31.ene.2011 04:47 pm
herkis duno (Falcón) dijo:

El sòlo hecho de encontrarnos con comentarios de este tipo, ya es una esperanza que permite vislumbrar que aun inmersos en esta etapa de transición del capitalismo al socialismo estamos aprendiendo a decodificar los mensajes que recibimos, que hay una juventud que ha decidido obviar las lloraderas de las telenovelas para elevar el nivel de conciencia. Hoy fungimos com alternativa porque sabemos que los falangistas no construyen la revoluciòn, por eso debemos apostar todo a la revoluciòn de los medios a democratizar el significado de “comuncaciòn social”, brindarle una connotaciòn común y no elitesca, que tenga sabor a pueblo y no sabor a medio. Ante todo debemos fortalecer la comuncaciòn humana, pues esta herramienta nos permitrirà hacerla comunitaria y esa es la comunicaciòn que vale la pena en revoluciòn

14.feb.2011 06:07 am
Maria Caldera (Distrito Capital) dijo:

josé mandame un correo a gabyxgabyx@gmail.com ya en sucre estuvimos en el iut de carupano pero así guardo tus datos por si este año se organiza una brigada en cumaná
te invito a que nos agregues al facebook : brigada de comunicación alternativa de venezuela
saludos!

 

Hacer un comentario.




Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten. Este sitio no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicación.

Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, este sitio se reservará el derecho de su publicación. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos.