14.nov.2010 / 03:03 pm / Haga un comentario

Transformación Universitaria: Tarea Pendiente

Transcurría el año 1918, y mientras Europa seguía sumergida en la Gran Guerra, los estudiantes de la Universidad Nacional de Córdoba en Argentina iniciaban una huelga universitaria en reclamo de profundas reformas universitarias, que se convirtió rápidamente en un amplio movimiento que recorrió Nuestra América. A mediados de junio de ese año, la Federación Universitaria de Córdoba hizo público el Manifiesto Liminar que luego se convertiría en el documento básico de la Reforma Universitaria. Dicho documento tenía como líneas fundamentales: La autonomía universitaria, el cogobierno, la extensión universitaria, el acceso por concursos y periodicidad de las cátedras, la libertad de cátedra, cátedra paralela y cátedra libre, el acceso masivo y gratuito, la vinculación de docencia e investigación, la inserción en la sociedad y rol de la universidad, la solidaridad latinoamericana e internacional y la unidad obrero-estudiantil.

En nuestro país, en 1958 se sanciona la Ley de Universidades que reconoce la autonomía universitaria plena  y la inviolabilidad de sus recintos por ningún organismo de seguridad del Estado. Con la irrupción de la Revolución Bolivariana es reconocida constitucionalmente la autonomía universitaria en la Constitución Bolivariana de Venezuela. En este orden de ideas, la aprobación de la Ley Orgánica de Educación en 2009  logró sentar las bases jurídicas del nuevo modelo educativo para nuestra patria, pero dejó una tarea pendiente a la Revolución Bolivariana: la aprobación de una nueva Ley de Universidades, que garantice la Transformación Universitaria en Venezuela.

El acceso a la Educación Universitaria ha sido uno de los grandes logros de la Revolución Bolivariana, en 1999 se contaba con 441 mil estudiantes universitarios y actualmente hay dos millones y medio de estudiantes aproximadamente, incluyendo las aldeas universitarias, los institutos y colegios universitarios, universidades autónomas y las experimentales.  Pero no basta sólo con dar un salto cuantitivo, necesario es darle un cambio cualitativo a la Educación Universitaria, en tal sentido, la Juventud Socialista ha impulsado (incluso desde antes de su estructuración) la discusición entorno a la Democracia Universitaria y la necesidad de que la Universidad Venezolana se abra al pueblo y junto al pueblo construya la Patria Nueva.

Hoy los jóvenes venezolanos, exhortamos a nuestra Asamblea Nacional a que legisle y apruebe una nueva Ley de Universidades antes de finalizar la presente legislatura. Es un clamor popular que se extiende a lo largo y ancho de la patria, es una tarea pendiente y urgente. Le hacemos esta petición recordando aquella frase de Bolívar “La educación popular debe ser el cuidado primogénito del amor paternal del Congreso. Moral y luces son los polos de una república; moral y luces son nuestras primeras necesidades”  Compatriotas Diputados y Diputadas de la Asamblea Nacional en este momento histórico tenemos el deber de concluir la obra de redención iniciada por el padre Libertador Simón Bolívar, la cual fue mil veces traicionada y mancillada por la oligarquía durante prácticamente 200 años. Hoy Venezuela vive el alba del tiempo nuevo, y la sociedad nueva necesita una universidad popular y consustanciada con los anhelos y aspiraciones colectivas de las grandes mayorías. Hoy el grito de Córdoba resuena en Caracas.

Heryck Rangel Herández
heryckr@gmail.com
Twitter @HeryckRangel

 

Hacer un comentario.




Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten. Este sitio no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicación.

Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, este sitio se reservará el derecho de su publicación. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos.