4.ago.2014 / 07:42 am / Haga un comentario

El mal paso de Aveledo

Yo no quiero especular. Eso es tarea del terrorismo mediático que se basa en presunciones, ocultamiento de fuentes y rumores para generarle dudas al de ideales firmes. Sus agentes no conocen la certeza, la verificación de las informaciones, tanto menos la ética y el respeto por los demás.

Pero no sería responsable con los lectores pasar por encima de la mesa lo que ocurre en sus entrañas. Me refiero a la Mesa de Unidad Democrática, que hace tiempo dejo de ser ambas cosas. Aveledo renunció para “pasar a la habitación de servicio”. El mismo día que publicó su renuncia, apareció en El Hatillo con par de hematomas: Uno en la zona cercana al pómulo, el otro en la nariz.

Atribuyó las heridas a “un mal paso” en su vida, y añadió: “vendrán tiempos mejores”. La encerrona opositora tendría su primera víctima. ¿A cuál “mal paso” se refiere, señor Aveledo?, ¿Haber aceptado los diálogos de paz con el gobierno tras 40 muertos en las calles de Venezuela motivado a las guarimbas opositoras?  Usted, como demócrata cristiano que es, sabe que el “mal paso”  fue haber cedido al chantaje del fascismo para retirarse de la mesa de diálogo con el gobierno.

No me venga a decir que se pegó contra un poste de luz mientras pensaba cómo resolver los cruentos conflictos en lo que queda de la MUD. Usted es inteligente, señor Aveledo, y sabe que esa disputa interna no tiene “salida”, mucho menos cuando se aproximan las elecciones parlamentarias. Usted renunció porque no tiene como suturar las heridas entre el fascismo, los cínicos -como les dijo Ramos Allup-  y los demócratas en la MUD.

No hay reconciliación posible. Y lo peor, no hay quien asuma responsabilidades ante los gringos, que son los que mantienen el negocio opositor venezolano. Una situación que amenaza la estabilidad política del país, en tanto que los gringos, al no contar con una oposición medianamente cohesionada que le haga el trabajo, pretenderán tomar el toro por los cachos y así aumentar, de manera unilateral, las agresiones contra Venezuela. He allí su paso en falso al renunciar.

Es un asunto hasta de seguridad nacional que la oposición exista. Pero que va. En esa encerrona  lo que hay es una ratonera descargando su “arrechera”, y Aveledo salió herido supuestamente por “un mal paso”. Lo más cumbre es que hay uno de ellos que pretende convencernos de que Hay un Camino. Imagínense. Es el mismo perro con distinto collar.

En efecto, señor Aveledo,  los tiempos que vienen son los de la consolidación de la Revolución Bolivariana, de la que ustedes pretendieron salir por distintos métodos y reprobaron el examen.

 Por: Jesús Manzanárez

@Manzanarezjesus

 

 

Hacer un comentario.




Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten. Este sitio no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicación.

Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, este sitio se reservará el derecho de su publicación. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos.