24.mar.2014 / 02:09 pm / Haga un comentario

En la Primera Línea: La Universidad

Por @MervinMaldonado

En los 15 años de nuestra revolución bolivariana hemos alcanzado trascendentales logros y el avance sustancial para la universidad venezolana. Comenzando con la constitución nacional de 1999, donde se profundiza y amplia el derecho a la educación, con gratuidad y calidad, elevando a este rango, el de la carta magna de la sociedad, a la autonomía universitaria. La ampliación de la matrícula universitaria, que estaba en 700 mil a mas de 2.6 millones estudiantes, lo que nos coloca a nivel mundial en el quinto lugar y en el segundo en América Latina y el Caribe. La municipalización de la educación a través de la Misión Sucre, la creación de más de 30 nuevas universidades, lo que ha permitido la erradicación de la población flotante, garantizando el acceso total a la educación universitaria. El saldo de la deuda histórica con los profesores, trabajadores administrativos y obreros, llevándola a una mínima expresión en comparación con lo heredado. La creación, ampliación y apoyo a las líneas de investigación para solucionar los problemas de la sociedad. El fortalecimiento y ampliación de las reivindicaciones estudiantiles, en infraestructuras, material bibliográfico, tecnológico, rutas estudiantiles, residencias, comedores, becas académicas, deportivas, culturales, entre muchas cosas más que se llevarían varias publicaciones de nuestra columna para poderlas plasmar, en fin, es la demostración de lo inmenso que hemos avanzado en este importante sector para las sociedades, y asumiendo siempre el reto de lo que todavía queda por hacer. Si esto lo comparamos con los años antes de la revolución, que era el proyecto de privatización de las universidades, la falta de apoyo al desarrollo, el incremento exponencial en la deuda a los universitarios, la represión y allanamientos en los campus, etcétera, indudablemente hoy podemos decir que la universidad venezolana es cada día más reivindicada. Frente a ello hemos visto lamentablemente un sector minúsculo de la sociedad, pero muy virulento, que la ha atacado, mancillado, incluso literalmente quemado, como es el caso de varias de ellas, la UNEFA Táchira y Los Teques, el Colegio Universitario Hotel Escuela de los Andes Venezolanos, algunas autónomas suspendido clases, negando el derecho al estudio, grados, investigación, generándoles pérdidas de recursos, tiempo, entre otras. ¿Qué mensaje se puede deducir de estos actos vandálicos convocados por un sector de la dirigencia fascista de la derecha venezolana? Que no quieren a la universidad venezolana, que están en contra de la academia, que no les duele lo que les pase a nuestras almas mater, porque sencillamente sus intereses son otros, son mezquinos, son miserables. Este hecho contra la academia es comparable con los más viles de la historia de la humanidad, como la quema de la biblioteca de Alejandría. Ante ello quiero expresar, como estoy seguro es el sentimiento de la inmensa y avasallante mayoría de los universitarios en el país, nuestra solidaridad a las mas de 60 universidades venezolanas, autónomas, experimentales, colegios, institutos, misiones, y convocarlas a que firmemente las defendamos, en todos los terrenos, de las garras de los grupos minoritarios vandálicos fascistas de la derecha que pretenden manipularlas, manosearlas, cerrarlas. Seamos entonces la luz que vence a esa oscuridad.

¡Chávez Vive, la Patria Sigue!

 

 

Hacer un comentario.




Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten. Este sitio no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicación.

Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, este sitio se reservará el derecho de su publicación. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos.