5.nov.2012 / 09:29 am / Haga un comentario

Héctor Rodríguez Castro

hector@psuv.org.ve @hectorodriguez

Nuestra democracia, la venezolana, la bolivariana, la establecida en el marco de la Constitución Bolivariana, es protagónica y participativa. Esto significa que es el pueblo organizado, el poder popular el actor fundamental al momento de construir una política pública, ejecutarla y controlarla. Los derechos sociales son de interés público y colectivo y la educación es un derecho social y un fenómeno social que nos interesa y del cual somos responsables todos los ciudadanos, ya que de este proceso depende en gran medida qué tipo de sociedad tenemos en el presente y en el futuro. Si queremos construir una sociedad más democrática, participativa, protagónica, solidaria, justa e igualitaria, debemos tener un proceso educativo que cumpla con esas características.

Mejorar nuestra educación no es sólo un problema de mejorar la infraestructura, entregar millones de libros gratuitos y millones de computadoras Canaima, es sobre todo transformar los valores con que dirigimos ese proceso educativo.

Hoy, está en el debate un intento por democratizar la administración de nuestras escuelas y acercarlas a sus comunidades, involucrar a todos los actores y hacerlos corresponsables de este proceso. Intento que ya empieza a ser satanizado por los sectores de derecha que le temen a la participación de los ciudadanos, que le temen a que el pueblo tome las decisiones. Ya se ha iniciado toda una campaña de mentiras en contra de la resolución ministerial que crea los Consejos Educativos, y se le acusa de pretender ideologizar a nuestros hijos, que el partido en el gobierno sería el que dirija nuestras escuela o que los Consejos Estudiantiles tienen como objetivo impedir una educación  libre y plural. Ante tantos absurdos y mentiras me dediqué a leer la resolución y les recomiendo a todos que la lean, es indiscutiblemente un documento que desarrolla nuestros principios constitucionales.

Es importante aclarar, en contraposición de ese sector que intenta meternos en el miedo, que todo proceso educativo parte de un esquema de valores e ideas y que el nuestro debe partir de los valores e ideas bolivarianas, que están descritas en nuestra Constitución. Principios que se fundamentan en el fomento de la libertad, la igualdad, la solidaridad, la justicia y la democracia protagónica y participativa. Pretender que nuestros hijos se formen sin ideas sería el colmo del absurdo.

Igualmente, decir que se procura secuestrar la dirección de nuestras escuelas cuando se creen Consejos Educativos, en los que están organizados los padres y representantes, los estudiantes, los profesores, los trabajadores y la comunidad a la que pertenece la escuela es otra manifestación del absurdo, que sólo trata de activar los miedos condicionados de la sociedad. Sin embargo, creo que la sociedad venezolana es lo suficientemente madura para entender que, por el contrario a lo que plantea la derecha, estos Consejos lo que buscan es democratizar y hacernos corresponsables a todos los ciudadanos del proceso educativo de nuestros hijos. Estoy de acuerdo con que se dé un profundo debate sobre el tema, pero este debate debe estar sustentado en la verdad y no en la mentira y el engaño que, a quienes no les conviene la participación ciudadana, intentan posicionar a través de los medios de comunicación.

 

Hacer un comentario.




Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten. Este sitio no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicación.

Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, este sitio se reservará el derecho de su publicación. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos.