31.ene.2010 / 09:46 pm / Haga un comentario

El Estado que hemos heredado se ha caracterizado por mantenerse al servicio de la burguesía y en consecuencia alejado del resto de la sociedad. Se entiende como ajeno al pueblo, donde los ciudadanos nos encontramos subordinados a los designios de este ente superior a nosotros. Esto se debe a que la burguesía ha utilizado al Estado para defender sus intereses como clase social, para garantizar la acumulación de las riquezas en manos de la minoría gobernante y controlar, con el uso institucional de la fuerzas, a los sectores populares que luchen contra esta injusticia.

En un proceso revolucionario que tiene como objeto la construcción de una sociedad de iguales, una de las principales tareas es la de transformar al Estado. Pasar de ese Estado burgués a un Estado comunal, que no se entienda como algo distante al pueblo, sino por el contrario, que sea el producto de la organización de los ciudadanos para la administración de sus recursos y la solución de sus problemas. Este cambio pasa por transformar radicalmente las estructuras del Estado y por formar a un ciudadano y como resultado a un servidor público que tenga conciencia de su responsabilidad ante la sociedad.

El Estado comunal pasa porque pensemos el desarrollo en el territorio, es decir, porque tengamos un territorio planificado. No es posible que Venezuela tenga el 85% de su población en el eje costero, producto de que mantenemos la lógica colonial que nos impusieron, de una economía de puertos. El sur de nuestro territorio tiene las mayores reservas de biodiversidad, de agua, de minerales, entre otros recursos y elementos, que nos hace concluir que es imprescindible repoblar el territorio, de manera que responda a nuestros intereses y a nuestra soberanía.

Igualmente el Estado comunal debe conducirnos a dar un salto cualitativo en el modelo económico. Hasta ahora nuestra economía ha dependido de la renta petrolera, a pesar de que tenemos todas las fortalezas para ser una potencia agrícola, turística e industrial. Este nuevo Estado debe permitirnos construir una economía productiva que genere empleo para todos los venezolanos y que garantice que seamos un país autosustentable y en consecuencia soberano.

La construcción del Estado comunal tiene como objetivo la mayor suma de felicidad posible para nuestros ciudadanos, el reto es construir una sociedad de hombres y mujeres verdaderamente libres e iguales.

Hector Rodríguez Castro

http://hectorrodriguezcastro.blogspot.com/

 

Hacer un comentario.




Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten. Este sitio no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicación.

Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, este sitio se reservará el derecho de su publicación. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos.