30.mar.2012 / 01:14 pm / Haga un comentario

Luis Clemente Posada Carriles, mejor conocido en Venezuela como el Teniente Basilio por sus trabajos para los órganos represivos DIGEPOL y DISIP, donde murieron un sin número de compatriotas, es el autor intelectual y confeso de la voladura del Avión de Cubana de Aviación en octubre de 1976 donde murieron 73 civiles. Este terrorista hoy se encuentra libre en los Estados Unidos, sin pagar por todos los asesinatos y daños a la humanidad que ha cometido con el apoyo del gobierno estadounidense.

Mucho antes del triunfo de la Revolución Cubana, Posada Carriles se vinculaba a elementos politiqueros durante la tiranía de Fulgencio Batista y en 1959 se une a la contrarrevolución y sale a los Estados Unidos en 1961 para incorporarse a los preparativos de la invasión por Playa Girón.

En 1963 pasó al Ejército de Estados Unidos, recibió entrenamiento en Fort Benning, donde ascendió a segundo teniente. Ese mismo año fue tripulante del buque madre de la CIA, Venus. Se dedicó a la compra venta de armas y explosivos. Además, obtuvo grandes conocimientos militares, de táctica de espionaje, sabotajes, terrorismo y en el manejo de explosivos, en demolición y en armas de fuego.

Posada en Venezuela, reclutó a los venezolanos Hernán Ricardo Losano y a Freddy Lugo para que fuesen los autores materiales del crimen de Barbados. Estos asímismo, organizó una serie de atentados con bombas contra hoteles de La Habana en 1997.

Bajo los seudónimos de Ramón Medina, Ignacio Medina, Juan José Rivas, Julio César Dumas, Bambi y Franco Rodríguez Mena, entre otros, se le vio recorrer buena parte del continente como “operativo” de la CIA, sin abandonar sus planes anticubanos.

En noviembre del 2000, durante la celebración de la X Cumbre Iberoamericana de Jefes de Estado en Panamá, Posada Carriles fue detenido por conspirar para asesinar al presidente cubano Fidel Castro durante un encuentro internacional con estudiantes en Panamá. Luego de un largo proceso penal fue condenado por este hecho. El 26 de agosto de 2004 fue indultado junto con otros de sus cómplices por la presidenta panameña, Mireya Moscoso, en un claro desacato a las leyes de ese país. De manera casi inmediata se trasladó a Honduras donde entró con pasaporte norteamericano falso, se le perdió el rastro hasta que reaparece en febrero del 2005 en Estados Unidos.

El 14 de marzo de 2005 se traslada a Miami y el 13 de abril de 2005, Posada pidió asilo político en los Estados Unidos a través de su abogado. Se dijo había entrado en ese país de forma ilegal, a través de la frontera mexicana.

Paralelamente en Venezuela en mayo de 2005, el Tribunal Supremo de Justicia aprobó un pedido de extradición para Posada. En junio de ese mismo año la Cancillería de Venezuela presentó al Departamento de Estado norteamericano un expediente que respaldaba la solicitud de extradición de Posada Carriles a su territorio, como prófugo que es de la

mercenarios colocaron las bombas que asesinaron a 73 personas, cuando un avión de la línea aérea Cubana de Aviación explotó en pleno vuelo apenas unos minutos después de haber despegado del aeropuerto de Barbados el 6 de octubre de 1976. Ese mismo año fue detenido junto a Orlando Bosch por ser los autores intelectuales de este terrible hecho.

Cuando la policía de Venezuela detuvo a Posada Carriles, después de la explosión de la aeronave, descubrió en su oficina un mapa de la ciudad de Washington donde aparecía el recorrido diario que el asesinado ex canciller de Chile Orlando Letelier hacía para ir a su trabajo.

El 18 de agosto de 1985, luego de varios intentos, Posada se fuga de una cárcel de máxima seguridad venezolana en San Juan de los Morros.

El Salvador se convirtió, desde septiembre 1985, en el santuario preferido de este terrorista cubano.

Luis Posada Carriles acumuló una “hoja de servicio”, que, según algunos medios de prensa, lo ubican como uno de los terroristas más peligrosos del planeta, junto a su émulo y carnal, el recién fallecido terrorista, Orlando Bosch, a quien George Bush, padre, otorgó refugio seguro en Miami al anular en julio de 1990 la orden de expulsión decretada en su contra por el Servicio de Inmigración de los Estados Unidos.

justicia venezolana desde que huyó para evadir el juicio por la voladura del avión cubano.

Seis años más tarde, en enero de 2011,  comenzó el juicio en los Estados Unidos por fraude migratorio al terrorista Luis Posada Carriles, y el jurado lo ha absuelto de todos los cargos, hoy vive libremente en ese país y continúa planificando acciones contra Cuba y todo el continente.

En mayo de 2011, el Poder Judicial venezolano a través de la presidenta del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ), Luisa Estella Morales, exhortó nuevamente al Gobierno de Estados Unidos a cumplir con la extradición del ciudadano Luis Posada Carriles a Venezuela. La presidenta del TSJ afirmó que luego que los tribunales de EE.UU.  cerraron el procedimiento migratorio contra  Posada Carriles, queda nuevamente abierta la solicitud que el Gobierno de la República Bolivariana de Venezuela ha realizado sobre la extradición del ciudadano Luis Posada Carriles, nacionalizado venezolano, y se espera que se cumpla con los compromisos internacionales firmados, en esta materia, tanto por Estados Unidos como por Venezuela.

Ya no hay excusas para que Estados Unidos no responda a la petición realizada por Venezuela y extradite al terrorista Luis Clemente Posada Carriles.

Luis Posada Carriles arrastra un historial de atentados y operaciones desestabilizadoras en Centro y Sudamérica de las que él afirma no haberse arrepentido nunca y por las que hasta la fecha ha tenido que rendir pocas cuentas ante la justicia.

¡¡EXIGIMOS JUSTICIA!!

¡¡EXTRADICION DE POSADA CARRILES A VENEZUELA YA!!

MOVIMIENTO NACIONAL DE AMISTAD Y

SOLIDARIDAD MUTUA VENEZUELA-CUBA

movimientosolidaridadvzlacuba@yahoo.es

Twitter: @solivzlacuba

 

Hacer un comentario.




Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten. Este sitio no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicación.

Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, este sitio se reservará el derecho de su publicación. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos.