12.may.2010 / 04:46 pm / 1 Comentario

La juventud se la juega con Chávez

El presidente de la república dijo que se la jugaba con las bases para la escogencia del 100% de los candidatos a diputados. El domingo 2 de mayo, con la participación de más de 2 millones y medio de camaradas, se desarrolló un proceso histórico en la política venezolana, el pueblo de Venezuela dijo: nos la jugamos con la juventud, y nosotros, con mucha humildad y responsabilidad respondemos a ese apoyo y a esa confianza planteando que nos las jugamos con Chávez y con el pueblo.

Con 240 pre candidatos en todas las circunscripciones del país, 40 de ellos fueron electos como candidatos del PSUV para las próximas elecciones. El resultado de 40 candidatos ha sido, sin duda alguna, la mayor cantidad de jóvenes candidatos presentados por un partido para la Asamblea Nacional. Así también, una demostración de confianza de la base del partido en su juventud, una invitación a las nuevas generaciones a construir colectivamente una patria más digna, más justa y más igualitaria. Pero a la vez, obliga a la juventud a profundizar su trabajo, a ser más eficiente, a fortalecer su compromiso.

A diferencia de la derecha venezolana, que utilizó a sus jóvenes como títeres, que los puso como carne de cañón para tratar de legitimar a quienes son los responsables de la profunda crisis moral, económica, social y política de la década de los 80 y 90, y hoy los excluye de los espacios de poder, los socialistas apuestan a la juventud. Se evidencian dos formas de hacer política, la de ellos que no confían en el pueblo, que creen tener la verdad absoluta, que defienden la democracia representativa y el Estado burgués, y la nuestra, que plantea la construcción colectiva, el poder en manos de las grandes mayorías, una sociedad justa e igualitaria, de hombres y mujeres verdaderamente libres.

Esta confianza depositada en la juventud socialista nos impulsa y exige no sólo a ser la voz de las nuevas generaciones en temas como la educación, el deporte, la cultura y el empleo, para lo que, estoy seguro, se trabajará con dedicación, sino que es preciso asumirse voceros de todo el pueblo para emprender la pelea por el levantamiento de una sociedad más equitativa, para desmontar el andamiaje jurídico construido por la derecha, para negar la felicidad a las grandes mayorías. En definitiva legislar para y con el pueblo.

Estos jóvenes, al llegar a la Asamblea, no pueden limitarse a ser representantes de las circunscripciones por las que fueron electos, deben necesariamente cambiar la forma que nos han enseñado a hacer política. Se debe dar un salto cualitativo, ir de la democracia representativa a la democracia participativa, lo que significa generar las condiciones necesarias para que el pueblo sea legislador. Nuestros jóvenes, al convertirse en diputados estarán obligados a que en lugar de permanecer en una oficina, profundizarán su acercamiento a las comunidades, a los centros de estudio, a los centros de trabajo, para erigir colectivamente la nueva estructura jurídica.

Este triunfo que ha tenido la juventud socialista no puede dormirnos. No podemos menospreciar a la derecha, pues a pesar de que arrancó mal, cuentan con un poderío mediático nada despreciable, es por eso que a partir de este momento debemos redoblar los esfuerzos por tener un contacto permanente con el electorado, quienes serán los que nos permitan decir el 26 de septiembre que ganó la juventud, pero sobre todo que !ganó el pueblo de Venezuela!

Hector Rodríguez Castro
http:hectorrodriguezcastro.blogspot.com

 

Comentarios

13.jun.2010 12:00 pm
ARLENY SANCHEZ dijo:

SI NOSOTROS LOS CHAVISTAS NOS EMPEZAMOS A DAÑAR UNOS CON OTROS LA REVOLUCIÓN PIERDE .CASO UNESR DE VALLE DE LA PASCUA DEBEMOS SUMAR Y NO RESTAR .O SERA QUE ALGUNOS QUE ESTÁN CHUPANDO DEL PROCESO .LO QUE BUSCAR EL DEBILITAR.

 

Hacer un comentario.




Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten. Este sitio no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicación.

Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, este sitio se reservará el derecho de su publicación. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos.