23.sep.2013 / 02:24 pm / 1 Comentario

Alguien me dijo una vez que recordar es vivir, y he experimentado y comprobado que es cierto. Haciendo ejercicio a esa expresión, quiero compartir con todos un momento gigante. Fue hace un año, cuando nuestra Patria vivía una de las más grandes definiciones de su historia, donde como siempre, estábamos desplegados en todo el territorio nacional, estados, municipios, parroquias, comunidades, hogares;librando una batalla decisiva por la independencia, por la construcción del socialismo, por ser potencia en todos los ámbitos, por el equilibrio en el mundo, por una tarea tan loable como salvar el planeta, y en la cual, el pueblo bolivariano nuevamente salimos victoriosos.

Llegó el día, 21 de septiembre de 2012, el escenario, el emblemático y gran viaducto Campo Elías de nuestra hermosa ciudad de Mérida, que se desbordó de amor, de frenesí, para recibir a quien como Bolívar, pudo, y siempre podrá, condensar todas las fuerzas de un pueblo noble que lucha por las causas más justas, a nuestro Comandante Hugo Chávez. Fue uno de esos días que uno denomina geniales, en coherencia de tiempos, de ánimos, de alegría, hasta la naturaleza conspiró a favor al darnos las condiciones ideales, y como si hubiese sido solo posible en un sueño perfecto, hizo su entrada triunfal el Gigante, Gigante como el Pico Bolívar. Recuerdo que nos asignaron la inmensa y gloriosa responsabilidad de dar las palabras de bienvenida en tan majestuoso evento, único e histórico para la ciudad de las nieves eternas, donde los nervios estuvieron presentes en los momentos previos, pero que al llegar con su energía infinita el Comandante, estoy seguro que no solo a mí, sino a todos los merideños nos elevó a un nivel superior, y en 3 minutos y 20 segundos tuve la oportunidad de expresar desde lo más profundo y en toda la amplitud que pueda acumular el corazón de un ser humano, buscando la mayor consciencia posible, todo el amor y compromiso de lucha del pueblo heroico Merideño, por nuestro líder y la causa del proyecto bolivariano. Fue un momento mágico, sublime, donde cualquier concepto se queda corto en poder expresar lo inmensamente vivido, que seguido vino acompañado de las palabras del Gigante, quien en sus ojos, su rostro, actitud, discurso, expresaba su eterno amor por nuestras extraordinarias tierras andinas. Fueron orientaciones de profundo contenido ideológico, organizativo, de movilización, para la acción permanente, que no solo sirvieron para la coyuntura electoral, sino que nos perfeccionaron, y cada día sigue haciéndolo más, la ruta para la lucha por nuestra Patria y por un mundo mejor. Hoy, así como lo será por mil años más, ese discurso del Comandante Chávez estará siempre vigente para guiarnos por la senda revolucionaria que seguirá garantizando que tengamos Patria, por eso debemos estudiarlo siempre, y materializarlo constantemente en la práctica de nuestra lucha diaria y en todos los espacios.

Como lo pude expresar ese día, eternamente lo diré: “Como José Félix Ribas y sus jóvenes, hoy y siempre con Chávez decimos, ¡No podemos optar entre vencer o morir, necesario es vencer, y nosotros, Venceremos!”-

Por Mervin Maldonado

@MervinMaldonado

¡Chávez Vive, la Patria Sigue!

 

Comentarios

26.sep.2013 09:16 am
ARACELIS UZCANGA ROTONDARO (Aragua) dijo:

CHAVEZ FUE UN SER IRREAL, UN ENVIADO DE DIOS TODOPODEROSO, PARA DARNOS UN POCO DE FELICIDAD, PAZ Y AMAOR , ÉL FUE LO MÁS BELLO QUE LE PUDO PASAR A ESTA HERMOSA NACIÓN, MI VENEZUELA AMADA , COMO ÉL LA AMÓ Y TAL VEZ SIGA AMANDO …

 

Hacer un comentario.




Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten. Este sitio no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicación.

Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, este sitio se reservará el derecho de su publicación. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos.