26.sep.2012 / 04:22 pm / 1 Comentario

Héctor Rodríguez Castro

Para la mayoría de la juventud venezolana la llegada de Chávez y el Gobierno Bolivariano a la presidencia de la república significó, también, la llegada de la esperanza de los jóvenes de este país. Con la llegada de la revolución cesó la etapa de la larga noche neoliberal, donde la visión del Estado mínimo necesario y la disminución del gasto social afectaron con más fuerza a los sectores juveniles.

Quienes hoy somos jóvenes vivimos nuestra adolescencia en un país de “parasistemas”,  donde la educación pública cada día era de peor calidad. Donde las instituciones privadas aumentaban, mientras que las publicas disminuían, donde se pagaba matricula en las escuelas públicas, donde las universidades públicas eran pocas y funcionaban un semestre sí y otro no, por la insuficiencia de presupuesto. Nos desenvolvíamos en un país donde los mayores niveles de desnutrición se encontraban en la niñez y la adolescencia, en un país donde la mitad de la población era pobre y un tercio se encontraba en pobreza extrema. Nuestra adolescencia se desarrolló en un país donde la “recluta” (servicio militar) era obligatoria y nos esperaban en las calles para subirnos en las “jaulas” policiales a punta de peinilla. Aquel era un país donde teníamos las tasas más altas de desempleo y en lugar de políticas que facilitaran la inclusión al sector laboral, quien no trabajaba se le aplicaba la “ley de vagos y maleantes”, utilizada para reprimirnos y apresarnos. Crecimos en un país que no creía en su juventud, que nos perseguía. Crecimos en el país de “Por estas calles“, y también crecimos en un “valle de balas“.

La aprobación de la Constitución Bolivariana que propuso el presidente Chávez dio un giro al país. Planteó un nuevo modelo social, reivindicó al Estado e inició una fuerte inversión social. Empezó a desmontar el Estado represor, eliminando la recluta obligatoria y la Ley de vagos y maleantes y, a la vez, llamó a la juventud  a estudiar, a practicar deporte, a disfrutar de la cultura, a trabajar, a sembrar. Nos invitó a soñar una patria bonita y a construirla juntos. Nos instó a la reflexión y dijo: no esperen el futuro pasivamente, asuman su responsabilidad en el presente y construyamos juntos un futuro mejor, un futuro con independencia, un futuro con igualdad, un futuro donde seamos potencia, un futuro donde nos respeten en el mundo, un futuro donde podamos resguardar nuestras riquezas naturales.

Más de una década de esta nueva visión nos permite ver resultados concretos que nos han regresado la esperanza. En educación pasamos del pago de matrícula y del proceso de privatización a la consolidación de las Escuelas Bolivarianas, a la entrega,  hasta ahora, de más de dos millones de computadoras Canaima, a la entrega de más de treinta millones de libros gratuitos. Pasamos a sostener un sistema educativo con más de siete millones de estudiantes en escuelas y liceos. A la creación de nuevas universidades como la UBV y al crecimiento de universidades existentes como la UNEFA y la Universidad Simón Rodríguez, entre muchas otras, con lo cual pasamos a ser el segundo país en América Latina y el quinto en el mundo con acceso a la educación universitaria. En la Venezuela de hoy se acabó la población flotante y pasamos a ser un país libre de analfabetismo.

En la cultura se creó la Villa del Cine. Se aprobó la Ley Resorte, que exige a las emisoras de radio difundir música Venezolana. Se democratizó el acceso a la lectura y se fortaleció el Sistema de Orquesta Juveniles SimónBolívar.

En el deporte se fortaleció la infraestructura, se fundó la Universidad Deportiva del Sur, se instauró la Misión Barrio Adentro Deportivo que democratizó el acceso al deporte, y además se inició un proceso de apoyo y de acompañamiento integral a los atletas venezolanos, lo cual se ha reflejado en los resultados deportivos que hoy nos llenan de orgullo.

En la participación social se nos reconoció como actores sociales, dándonos derecho de participación en los consejos comunales desde los quince años. En fin, la llegada de la revolución fue el regreso de la esperanza y la dignificación de la juventud venezolana, por eso podemos decir con mucha confianza que estamos con Chávez y que Venezuela puede contar con esta generación para continuar la construcción de la patria bonita, la patria de Bolívar.

 

Comentarios

1.oct.2012 10:11 pm
Elizabeth Bravo (Miranda) dijo:

Felicitaciones al joven camarada Hector Rodriguez, por su buen discurso en la visita de nuestro Comandante Chavez a Guarenas, realmente eso es lo que todos los revolucionarios que estan con este proceso tengan presente que nuestros hijos han entendido el significado de este gran mensaje y que esta nueva generación tenga confianza y se llenen de orgullo de nuestro Presidente CHAVEZ, PORQUE LO QUE EL QUIERE ES EL BIENESTAR Y LA CONSTRUCCIÓN DE ESTA PATRIA BONITA, LA PATRIA DE BOLÍVAR..
SALUDOS CAMARADA Y QUE DIOS LO SIGA ILUMINANDO Y LO COLME DE BENDICIONES.

 

Hacer un comentario.




Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten. Este sitio no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicación.

Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, este sitio se reservará el derecho de su publicación. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos.