24.abr.2010 / 08:45 pm / Haga un comentario

Esta semana se celebró el día de la Madre Tierra con un saldo triste para ella. Los seres humanos que somos simplemente un elemento no indispensable para la existencia de la Tierra, “la tierra puede existir sin nosotros pero nosotros no podemos existir sin ella”, nos hemos encargado de crear un sistema que sitúa lo económico por encima de lo humano, y que ha traído consecuencias nefastas al contaminar el aire que respiramos, y envenenar el agua que tomamos. Los polos se descongelan, los bosques se acaban, y cada tres segundos se nos muera un niño de hambre. Todo esto ocurre en un planeta lleno de poderosos seres humanos indiferentes que conceden mayor importancia al dinero, interés que se vería afectado si se detuviera la vorágine capitalista, destructiva de nuestro ambiente.

Los seres humanos necesitamos respirar aire limpio, beber agua potable, consumir alimentos ricos en nutrientes y que provengan del hábitat que nos rodea, y aunque no se requiera una especialización en medio ambiente para saberlo, sino con tan sólo sentido común, nos empeñamos todos los días por acabar con la Madre Tierra, generadora de estos elementos tan necesarios para nuestra supervivencia.

Si queremos salvar la humanidad, si queremos seguir existiendo tenemos que cambiar el camino que venimos recorriendo y terminar con la política de consumo, con los absurdos conceptos de desarrollo, que no son otra cosa que la vía hacia nuestra propia autodestrucción. Debemos colocar al ser humano como valor fundamental, por encima del interés económico y lograr vivir en convivencia con nuestro planeta.

Es por ello que no es poca cosa lo alcanzado en la Primera Conferencia Mundial de los Pueblos sobre el Cambio Climático y los Derechos de la Madre Tierra, recién terminada en Cochabamba, Bolivia, convocada por el presidente de esta hermana nación, Evo Morales, y a la cual acudieron miles de organizaciones sociales. Esta reunión se ha constituido en una inmensa expresión de esperanza para salvar el mundo. Cochabamba no sólo se convirtió en espacio para el encuentro de quienes levantan su voz en contra del daño al planeta, sino que además allí se produjeron importantes acuerdos que fueron aprobados por 35 mil 151 representantes de 142 países, que igualmente convinieron en la propuesta de celebrar un referéndum mundial sobre este problema planetario.

El entendimiento que allí se logró no sólo marca un alto nivel de conciencia, sino la gran claridad con relación a la aplicación de instrumentos que permitan la manifestación de la opinión de las mayorías, aspecto que a su vez es un signo de verdadera democracia.

Momento de grandes cambios, los pueblos despiertan y alzan su voz, no descansemos ante tales retos y hagamos todos un esfuerzo por transformar el sistema.

Hector Rodríguez Castro
http://hectorrodriguezcastro.blogspot.com

 

Hacer un comentario.




Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten. Este sitio no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicación.

Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, este sitio se reservará el derecho de su publicación. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos.