28.jun.2014 / 12:07 pm / Haga un comentario

Ante la traición, unidad indestructible y popular del pueblo y su juventud!

Por: Ricardo Moreno Sosa

Ante la polémica surgida por las declaraciones públicas mediante cartas, redes sociales y otros medios, cuestionando la gestión del Partido, del Gobierno y de la Asamblea Nacional, expuestas por algunos ex ministros de la revolución bolivariana, el alto mando político de la revolución y las bases populares han encendido las alarmas para la activación del pueblo en defensa de la revolución en cualquier circunstancia, y evidentemente han sido calificados como traidores a aquéllos que después de haber pasado tanto tiempo en las filas de la revolución han caído en actos de deslealtad e indisciplina.

Y no pueden llamarse de otra forma, como calificar tal conducta, si la palabra traición, etimológicamente hablando proviene del latin traditio, traditionis, que también implica tradición, pero que mientras ésta última significa: lo que se entrega de una generación a otra, la traición se refiere a la entrega de algo o alguien al otro bando o al enemigo.

Sería interesante preguntarnos si estos camaradas, estaban conscientes que sus críticas expuestas al país bajo esos métodos, no provocarían, como en efecto sucedió, el festejo de los grupos fascistas de la derecha venezolana, y la distorsión de la información mediante los laboratorios de guerra psicológica y comunicacional nacional e internacional, que durante estos 14 meses luego de la desaparición física del Comandante Supremo, Hugo Chávez, habían visto frustradas sus ambiciones de fraccionar las fuerzas chavistas y con estos nuevos “hechos noticiosos” sirven la mesa a la burguesía para anunciar al mundo un desmoronamiento del chavismo y reintentar sus planes golpistas.

Vale la pena preguntarnos también, si las críticas esgrimidas por este grupo de camaradas, no pudiesen significar la entrega del legado de Chávez, al imperialismo de los Estados Unidos, al creernos divididos o separados, o peor aún, como lo señaló el camarada, JORGE RODRÍGUEZ, no son unas opiniones aisladas, mordieron el anzuelo y cayeron en el juego que “es parte del mismo plan que desde hace 15 años, busca derrocar al gobierno revolucionario.”

Por otra parte, la palabra lealtad, que viene del latin “legalis” se traduce como respeto a la ley, no sólo a la ley en términos jurídicos sino a la ley en términos morales. Es decir, que un revolucionario leal, debe exhibir en todo momento una conducta que refleje constantemente y en cualquier circunstancia un apego irrestricto a las leyes morales y jurídicas (declaración de principios, estatutos, y bases programáticas en nuestro caso como militantes del PSUV), que deben ser y en efecto lo han sido, producto del consenso de la colectividad, que hoy se ve representada en los más de 7 millones de militantes inscritos en el PSUV, que de la mano del Comandante Supremo Hugo Chávez, nos dimos unas normas morales pero que al mismo tiempo al plasmarse de manera escrita como documentos fundamentales no son relajables, ni aceptadas en parte, sino de manera absoluta y de carácter obligatorio por cualquiera que aspira ser militante.

En este sentido, invocamos los Estatutos del PSUV, Título VI del Código de Ética y del Comportamiento de los Militantes, en su artículo 39, de la conducta de los militantes:

“Además de las previsiones anteriores todo y toda militante del Partido se compromete a: 1. Abstenerse de dar declaraciones públicas en contra de dirigentes o en contra del partido, que puedan servir para debilitar al mismo, al proceso y a sus instituciones. Las pruebas se presentaran en las instancias internas del partido quiénes tomarán las decisiones correspondientes.”

Del párrafo anterior, se desprende el deber ético de dirimir cualquier problema o denuncia por muy grave que sean en contra del Partido o sus dirigentes, ante las órganos internos y prohíbe expresamente a cualquier militante su declaración pública, entiéndase carta, tuiter u otro, y no porque se le esté quebrantando su derecho a la opinión o a la crítica, sino porque esta organización política en el seno de un Congreso como su máxima instancia de decisión con la amplia participación de su militancia se dió los mecanismos y las formas mediante las cuales debían ventilarse las situaciones que se plantean aquí.

Es absurdo, que un militante por más trayectoria, preparación política, incluso observaciones o inconformidades que tenga, exponga cuestionamientos públicamente facilitándole a la derecha descargar toda su fuerza para quebrantar las bases populares de la revolución bolivariana, ello representa un acto de incumplimiento de los estatutos del partido, desconocimiento de la voluntad de la militancia y de deslealtad, no al Comandante Obrero NICOLÁS MADURO, sino al Libro Rojo, al Proyecto Socialista y a la Revolución Bolivariana, amén de que salgan a decir que son condenados por hacer críticas cuando en realidad lo que se les critica en principio, en el ejercicio del derecho a criticarnos que tenemos todos, es el método utilizado para hacerlas que flagrantemente atenta contra nuestras normas morales y jurídicas que como revolucionarios nos hemos dado de la manera más democrática como nunca en la historia política de nuestro país se hubiera dado.

En todo caso, la conducta desplegada por tales compañeros bien sea por imprudencia, impericia o dolosamente, subsanables o no, han reavivado la ilusión de los sectores golpistas que habían sido exitosamente derrotados en sus protestas fascistas durante los meses pasados, y que pudiesen encaminarse en una nueva oleada conspirativa ante un “fraccionamiento” del chavismo.

Sólo que lo que este sector oposicionista y apátrida no toma en cuenta es que, el Partido de Chávez, considera su unidad fundamental en el Pueblo, en sus movimientos sociales y en su juventud, no en intereses particulares, grupitos o cogollos, y lo hace en torno a valores y principios que se ven reflejados en el legado del Comandante Supremo Hugo Chávez, y que ante estas circunstancias el amor infinito por Chávez y la Patria impregnado y desbordado en su militancia hace implacable la unidad y la firmeza de las masas, reafirmando su compromiso irreductible en torno al Proyecto, el liderazgo del Comandante Obrero, NICOLAS MADURO, y al verdadero liderazgo colectivo que dirige la Revolución Bolivariana.

Nada ni nadie nos hará cambiar el rumbo que nos abrió Chávez, hacia la libertad, la justicia, la independencia y el socialismo, ni la derecha guarimbera ni la izquierda trasnochada, le arrebatará el anhelo, la pasión y la convicción a éstas juventudes de hoy, de hacer con nuestras propias manos y de ver con nuestros propios ojos, el sueño bolivariano que con Chávez hemos diseñado he iniciado su construcción y que con Maduro, concluiremos para éstas generaciones y las generaciones por venir. Chávez Vive y su Juventud Sigue!!!

Unidad, Lucha, Batalla y Victoria!!!

 

 

Hacer un comentario.




Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten. Este sitio no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicación.

Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, este sitio se reservará el derecho de su publicación. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos.