20.dic.2013 / 02:45 pm / 1 Comentario

Ha terminado el ciclo electoral y apareció en el escenario nacional una realidad que nada ni nadie podrá ocultar o silenciar. El país se ha expresado contundentemente para no dejarle espacio a dudas y equívocos.

Los escrutinios han revelado y dejado al descubierto las engañosas matrices de opinión que pretendieron posicionar los sofisticados laboratorios mediáticos con sus tarifados operadores.

La oposición llegó al 8D sin formular propuesta programática alguna y enarbolando como banderín de enganche un supuesto carácter plebiscitario a lo que – en honor a la verdad – era, sencillamente, un proceso comicial que tenía como objetivo la elección de 337 alcaldes (2 de carácter metropolitano: Gran Caracas y Alto Apure) y miles de integrantes de las cámaras edilicias en todo el territorio nacional. Este hecho convirtió al reciente proceso en una nueva confrontación entre el hijo de Chávez, Nicolás Maduro, y el pretendido líder de la derecha fascista, Enrique Capriles, quién llegó al extremo de expresar: “O el gobierno cambia o el pueblo le pasará por encima”, en lo que constituía una velada insinuación a subvertir el orden constitucional.

Si validáramos las pretensiones oposicionistas, tendríamos que concluir que el gran derrotado en la ilusión plebiscitaria fue el siempre ausente gobernador de Miranda, quién, dicho sea de paso, se abrogó el carácter de jefe de comando de todos y cada uno de los candidatos de la derecha.

Tiene razón la analista Mariadela Linares, al afirmar: “¿El gran perdedor? Enrique Capriles Radonski, sin duda alguna y su partido Primero Justicia que quedó como novia de pueblo, vestida y sin que nadie la lleve al baile. El gobernador mirandino, arrogante y engolosinado, se echó encima la campaña, abandonó su estado y se dedicó a recorrer el país como quién cree que su recién adquirido liderazgo era agua bendita para ensalmar candidatos”.

¿Pero que dicen los números?: en primer lugar, que la del pasado 8D fue la consulta de más alta participación en la historia venezolana de elecciones municipales (cerca del 60%); también ha quedado irreversiblemente demostrado que de los 24 estados el chavismo tiene mayoría en 23 (salvo Táchira); que la Revolución obtuvo, con sus propias tarjetas, 242 de las 335 alcaldías, mientras la oposición (MUD) escasamente alcanzó 75. A esas ya elocuentes cifras habría que agregar 13 burgomaestres electos por sectores orgánicamente vinculados al proceso de cambio bolivariano y socialista. Así vistos, la Revolución dispone del 76% de las gerencias municipales en el país.

Pero hay un salto cualitativamente superior, los venezolanos hemos derrotado a la violencia y, consecuencialmente, votamos por la paz, poniéndole un muro de contención a los agentes de la guerra económica que juegan al caos y la desestabilización institucional.

Los resultados del 8D generan para Revolución enormes compromisos: el primero, la profundización de ella misma, mediante la aceleración del Gobierno de Eficiencia en la Calle; el impulso sostenido a la municipalización del Plan de la Patria, ya convertido en Ley de la República y continuar avanzando en la activación del Poder Popular.

Todo eso se logra sólo si tenemos presente las testamentarias palabras de nuestro Comandante Eterno Hugo Chávez: “Unidad, lucha, batalla y victoria, para seguir haciendo Patria, Patria buena y hermosa”.

Un partido en movimiento, sabia y colectivamente liderado, un gobierno al servicio de los intereses nacionales y una vanguardia lúcida y presta al combate, son claves para que ahora y por siempre los números sigan hablando con la nitidez con que se expresaron el pasado 8D.

 Por @HanthonyCoello

 

Comentarios

20.dic.2013 11:13 pm
Nelson Morales (Trujillo) dijo:

@HanthonyCoello comparto el análisis nacional que haces y el llamado al mayor compromiso por parte del sector de la vanguardia revolucionaria pero quisiera profundizar en algunos aspectos por el asunto de que el verbo revolucionario no debe ser frases retoricas .. hay 2 palabras en las cuales tenemos que ver muy bien, la primera es !PROFUNDIZAR¡ y esta se asocia con estudiar o examinar un tema, una idea o un asunto con gran atención y cuidado para conocerlo y comprenderlo mejor… y !CONSOLIDAR¡ con dar a una cosa firmeza, solidez y estabilidad. Los que supone 2 palancas transformadoras del ser humano y de la sociedad el estudio y acción que proporcione de firmeza y solidez a la revolución!! emito estas 2 categorías ya que son bastantes citadas a menudo y nuestra juventud tiene la tarea histórica de construir las primeras bases del socialismo en suelo venezolano!! decirle no al reformismo, al formalismo, al nepotismo, al oportunismo y a la corrupción no es una tarea es un deber

 

Hacer un comentario.




Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten. Este sitio no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicación.

Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, este sitio se reservará el derecho de su publicación. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos.