Cultura

7.feb.2014 / 09:25 am / Haga un comentario

Organizador nacional Hanthony CoelloEste 3 de febrero conmemoramos 219 años del natalicio, en la heroica Cumaná (1795), del Gran Mariscal de Ayacucho, Antonio José de Sucre. Una efeméride propicia para la reflexión y para la renovación del compromiso de continuar construyendo patria soberana.

Uno de sus más acuciosos biógrafos, Alfonzo Rumazo González, dijo de él: “Integra el grupo de cinco varones eximios de Venezuela. Los otros se llaman Francisco de Miranda, Simón Bolívar, Andrés Bello y Simón Rodríguez”; coincidiendo con el juicio emitido por el general O’Leary, el leal edecán del Libertador, quién expresara: “Era el mejor General de Colombia; tenía bravura personal, adivinaba a simple vista, y era infatigable”. Todo ello explica cabalmente por qué Bolívar advirtió que si Dios le hubiese dado el don de seleccionar sus familiares, él hubiese escogido a Sucre como su hijo, elogio que cobra mayor dimensión al recordar que el Padre de la Patria no dejó descendencia alguna.

Vale entonces sopesar lo afirmado sobre este insigne patriota por uno de los más polémicos políticos de la última centuria venezolana, Domingo Alberto Rangel: “Sucre fue el militar más logrado de la independencia suramericana y uno de los estadistas más lúcidos (…) un hombre de ideas propias, de iniciativas brillantes, asignándole, además, ser poseedor de gran visión política, certero tino y genial destreza.

Para graficar mejor la grandeza de Sucre, recordemos que toda esa fulgurante hoja de servicios la ejecutó en sólo 35 años de vida, pues esa era su edad cuando la traición puso fin a su existencia.

En el Mariscal Sucre tiene la juventud de Venezuela y de la Patria Grande toda, uno de los mejores estímulos para seguir construyendo el mundo diferente y justo que soñó la generación libertadora. Un espejo en que mirarnos, recordando lo que Bolívar dijo del excelso cumanés: “…Un amigo, el más digno de mi eterna gratitud por su lealtad, su estimación y los servicios que le debíamos”.

Todo un ejemplo de juventudes.

Por Hanthony Coello

@HanthonyCoello

 

 

Hacer un comentario.




Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten. Este sitio no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicación.

Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, este sitio se reservará el derecho de su publicación. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos.