1.nov.2010 / 05:58 pm / Haga un comentario

Medio milenio ha transcurrido desde la salvaje invasión imperial ibérica al Abia Yala –sí ese es el nombre originario de estas tierras que luego los colonialistas empezaron a llamar América, como homenaje a un “descubridor”- Llegaron con sus costumbres, con sus modos, con sus enfermedades, con su ambición desmedida, llegaron con el dolor y con la muerte para millones de hombres y mujeres que poblaban estas latitudes de Nuestra Madre Tierra. Llegaron a despojarlos de sus tierras, de sus culturas, de sus creencias y hasta de su vida. En Abya Yala no había indios; sino pueblos y culturas milenarias. Por eso decirnos indios -nombre que nos fue impuesto por los invasores europeos-, no es llamarnos por nuestro nombre, sino indicar nuestra condición de oprimidos. Tampoco indígena nos connota, en una conversación o más bien en una clase con el viejo Luis González él me hizo ver que el término indígena tiene una fuerte carga peyorativa, y que el término correcto es Aborigenes, que refiere al origen, a nuestras raíces, “originario del suelo donde vive”. Preciso es llamar las cosas por su nombre, y desmontar el andamiaje que la colonización impuso durante los últimos 500 años, donde nos enseñaron que fue un descubrimiento o a lo sumo un encuentro, desconociendo así las vejaciones atrocez llevadas a cabo por los imperialistas. En la actualidad existen unos 350 millones de aborigenes en todo el mundo, en algunos casos manteniendo sus formas ancestrales de vida. En nuestro país alrededor del 1% de la población pertenece a grupos originarios que mantienen su cultura propia, radicalmente diferente a la cultura impuesta por el período salvaje de colonización ibérica, a estos hermanos gracias a la Constitución de 1.999 se les ha dado por primera vez en nuestra historia derechos, reconociendo su cultura y sus costumbres, y contando con representación en la Asamblea Nacional. Han pasado más de 500 años y aún los pueblos originarios se mantienen en resistencia, a diario son víctimas de las vejaciones de quienes los ven como inferiores.

En Bolivia los pueblos originarios se han hecho gobierno con la llegada al poder del hermano Evo Morales Ayma, en Chile los Mapuches son ejemplo de perseveracia y lucha, en Venezuela los Yukpas se mantienen en pie de lucha por la justa demarcación de su territorio y el cese de la explotación de carbón en la Sierra de Perijá. Hoy vivimos un nuevo amanecer en la Abia Yala, nuestros pueblos originarios se levantan. Les quitaron sus tierras, les quitaron sus vidas…pero nunca pudieron quitarle su dignidad.

 

Hacer un comentario.




Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten. Este sitio no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicación.

Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, este sitio se reservará el derecho de su publicación. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos.