Actividades JPSUV

24.dic.2009 / 05:09 pm / Haga un comentario

El 2009 comenzó para la Juventud del Partido Socialista Unido de Venezuela en pleno proceso electoral. La juventud se constituyó en el primer frente en organizarse para el apoyo a la enmienda constitucional, a solo una semana de que el presidente del partido anunciara la solicitud de enmienda para hacer posible la reelección. Las instalaciones del Poliedro de Caracas se llenaron de alegría y energía con la presencia de los delegados de la juventud del PSUV, dirigentes estudiantiles de las diferentes universidades autónomas y experimentales del país, de los institutos, colegios universitarios y de estudiantes de la educación media. Allí también estaban deportistas de alta competencia, jóvenes de los partidos aliados, la dirección nacional del partido y el líder de la revolución y presidente del partido, el comandante Chávez, para dar inicio a la intensa agenda electoral que se desarrolló durante todo diciembre del 2008. La agenda de enero y febrero del nuevo año se caracterizó por ser muy creativa, llena de colores, de alegría y de rebeldía. Vimos a la juventud en los semáforos, en las esquinas, en los mercados, frente a las puertas de los centros comerciales. Se desplegaban en caravanas, en conciertos, en acciones casa por casa, en asambleas comunitarias, estudiantiles y de trabajadores. Nos encontramos a la juventud en programas de radio y televisión ofreciendo entrevistas, así como declarando sobre sus actividades en la prensa. La juventud se apreciaba en las paredes de las ciudades con sus murales repletos de energía. Por todos los rincones de Venezuela se escuchaba con su grito a todo pulmón “la enmienda si va”.

Fue sin lugar a dudas una campaña electoral donde el papel de nuestra juventud fue resaltante, tomó la delantera y durante todo el proceso jamás pasó a la retaguardia, lo cual le permitió imponer el ritmo de la agenda y la dirección del debate para obligar a nuestros adversarios a ser contestatarios. Fuimos capaces de movilizar a la gente, de darles argumentos, de llenarlos de confianza, fuimos capaces de llegar más allá de los convencidos y mover a los que, cuando no están seguros, prefieren abstenerse. En resumen, en el 2009 iniciamos el año marcando el paso a la oposición y triunfando rotundamente.

Luego del impresionante triunfo en el referéndum para la aprobación de la enmienda constitucional la juventud no bajó la guardia, por el contrario, mantuvo su ritmo e impuso una agenda política en el país, que le permitió avanzar en luchas históricas y que en algunos momentos se movió en la arena política como si se actuara sin oponentes.

Sólo para recordar algunas de las actividades que constituyeron esa agenda podemos citar los pronunciamientos contra la guerra en Palestina; la siembra de árboles como respuesta a la quema del Waraira Repano que perpetraron jóvenes de la derecha venezolana. La masiva participación en el proceso de inscripción del PSUV, donde se nos permitió inscribir jóvenes a partir de los 16 años de edad, hecho que se convirtió en una reivindicación histórica al derecho de participación política de la juventud, obteniendo unos resultados sorprendentes, ya que el Partido Socialista Unido de Venezuela alcanzó una cifra de jóvenes inscritos que superó todas las expectativas y que a su vez desmontó la matriz de opinión que querían imponer los medios de comunicación privados que señalaba que la revolución no contaba con el apoyo de la juventud. Más de un millón doscientos mil jóvenes se inscribieron voluntariamente en las filas del partido, con plenos derechos en la organización.

También en el plano educativo dimos un salto cualitativo al aprobar la Ley Orgánica de Educación, lucha histórica de los movimientos estudiantiles de izquierda. Una ley que garantiza una educación gratuita, de calidad para todos y todas hasta el nivel universitario. Una educación laica y que garantiza la democracia participativa en los recintos universitarios. Esta ley contó con el respaldo absoluto de más de cuatrocientos dirigentes estudiantiles que se reunieron en el estado Guárico y firmaron la declaración de San Juan, en la que se comprometieron a ir salón por salón de las universidades y liceos, así como visitar las comunidades para explicar el contenido de la propuesta y poder defenderla desde su conocimiento. De esta manera fue posible alcanzar el apoyo de la mayoría y contar con la aprobación del país a la Ley Orgánica de Educación.

Al finalizar las clases se organizaron los campamentos vacacionales, y luego la jornada nacional del regreso a clases. Nos movilizamos para la conformación de patrullas, nos activamos en repudio al golpe de Estado en Honduras, en las bases por la paz, en la jornada de concientización por el uso racional del agua y la energía. Nos mantuvimos presentes en conciertos y diversas actividades culturales en honor al cantante del pueblo Ali Primera, en las jornadas de solidaridad por Guatemala y Haití, en la semana del estudiante, ejerciendo el derecho de palabra en la Asamblea Nacional, el día internacional del estudiante y participando en la marcha nacional el día nacional del estudiante universitario, que coincidió con la instalación del congreso extraordinario del partido. Y finalizando este dinámico y productivo año, los jóvenes revolucionarios desarrollaron la jornada decembrina de Una estrella en Navidad, que consistió en la recolección de juguetes para niños de menores recursos.

Paralelamente a todas estas movilizaciones la juventud del partido incrementó su organización en todo el territorio nacional, articulando equipos en las mil ochenta y nueve parroquias del país. Estos equipos se organizaron atendiendo las líneas nacionales de trabajo, emitidas por el presidente del partido en el marco de su encuentro por el día de la juventud. Dichas líneas de trabajo se refieren al propósito de profundización de la organización de la juventud, llevándola a todos los rincones de la sociedad venezolana. Otro de los objetivos se orienta a fortalecer una política comunicacional que nos permita encontrarnos, e influir en la opinión pública. Igualmente, las líneas aluden a convertir este segmento en una cantera de cuadros político técnicos, a organizar una fuerza en la educación media, a fortalecer nuestro movimiento universitario, a asumir el trabajo voluntario como propio, a generar conciencia sobre el elemento productivo, a prepararnos para la defensa integral de la nación, a crear una conciencia internacionalista y enlazarnos con movimientos juveniles y estudiantiles de todo el mundo y ayudar a crear un partido autosustentable.

El 2009 fue para la juventud un año de crecimiento y de éxitos, el año venidero se presenta como un año de retos, lo asumiremos concientes de nuestra responsabilidad histórica de hacer realidad el sueño de Bolívar y Sucre, de hacer palpable una sociedad de hombres y mujeres verdaderamente iguales y libres.

¡Feliz Año!

 

Hacer un comentario.




Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten. Este sitio no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicación.

Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, este sitio se reservará el derecho de su publicación. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos.