Estudiantiles

12.mar.2010 / 11:33 pm / Haga un comentario

YVKE Miundial.- A nueve ascendió el número de estudiantes progresistas amenazados con ser expulsados de la Universidad Central de Venezuela (UCV), luego de que el Consejo Universitario de esa casa de estudios les abrió expedientes disciplinarios por manifestar el pasado 12 de noviembre su posición en contra de la instalación de portones en los arcos de “La Casa que Vence la Sombra”.

Uno de los nueve amenazados, Yesiel Reyes, se declaró en huelga de hambre por considerar que “la apertura de expedientes es un acto de persecución política, que viola todos los derechos civiles y constitucionales”.

Reyes dijo que el Consejo Universitario pretende constituirse en juez y parte al instruir, investigar y sentenciar a estudiantes afectos al proceso, quienes se manifestaron en contra de la colocación de “los muros de la vergüenza” en las puertas de la UCV.

“En mi caso me declaro en desconocimiento de ese tribunal y solicito a la Defensoría del Pueblo que se aboque a tomar medidas de amparo contra estas autoridades que están cercenando nuestros derechos políticos”, acotó el estudiante a quien se le abre un expediente por segunda vez.

Reyes pidió que se garantice el derecho a la defensa a todos los estudiantes que se encuentran amenazados por las autoridades y dijo que cesará su ayuno cuando las autoridades “fascistas” dejen de amenazar a los estudiantes con expulsiones.

Los estudiantes señalaron que se les acusa de “dañar el patrimonio” de la universidad. No osbtante, aclararon que el día de la protesta sólo se dedicaron a desmontar andamios y retirar materiales con los cuales se pensaba construir los portones. “El material y el andamiaje fue devuelto completamente sanos”, aclararon.

Andrea Pacheco, de la Escuela de Estudios Políticos y otra de las amenazadas, explicó que los portones que pretenden edificar las autoridades no forman parte de la estructura original del campus. “Estamos en desacuerdo con las puertas, porque no creemos que garantice la seguridad, además, lo vemos como la continuación de una política de exclusión y privatización”, resaltó.

Dijo que la medida de levantar expedientes intenta crear una matriz de opinión contraria al movimiento revolucionario y de satanizar al movimiento estudiantil para ligarlo con la violencia.

Cómo se arma el expediente

La forma de levantar un expediente disciplinario por parte de autoridades que dicen llamar al diálogo, “pero que expulsa a la contraparte” se abre luego de una denuncia ante el Consejo Universitario (CU) por parte de un directivo de escuela o facultad. Luego, se estudia el caso y el CU nombra un “instructor” que se encarga del estudio del caso de cada estudiante señalado. Con base en las pruebas presentadas contra el acusado, el instructor analiza y presenta un veredicto ante el CU. Finalmente, la rectora es la encargada de dictar una sentencia.

Antes de iniciar el proceso, el estudiante debe ser notificado de oficio, pero en esta oportunidad se hizo a través del periódico Hora Universitaria. “Este es un proceso claramente viciado (…) Esto no es más que una medida de persecución política debido a que este grupo estudiantil se ha mantenido en pie de lucha en post de las reivindicaciones estudiantiles”, sentencio Juan Carlos Amaro “Carapita”, estudiante de Trabajo Social.

Nota agregada el 12/03/2010 a las 23:00 horas.

El estudiante Yesiel Reyes término su huelga de hambre, como medida para salvaguardar su salud.

 

Hacer un comentario.




Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten. Este sitio no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicación.

Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, este sitio se reservará el derecho de su publicación. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos.