Internacionales

31.ago.2009 / 09:26 pm / Haga un comentario

Telesur.- El presidente de Venezuela, Hugo Chávez, expresó este lunes que el golpe de Estado perpetrado hace dos meses en Honduras ha servido para el despertar político del pueblo del país centroamericano, que desde hace más de dos meses lucha por la restitución de la constitucionalidad.

El mandatario venezolano expresó que “independiente de que Zelaya vuelva al poder, y es difícil pensar que se logre, en Honduras está comenzando un proceso popular con el despertar de un pueblo”.

Indicó que las acciones que ha generado este derrocamiento pudieran compararse con lo sucedido en Venezuela con “El Caracazo”, una oleada de protestas populares durante el gobierno de Carlos Andrés Pérez entre los días 27 y 28 de febrero de 1989 en la ciudad de Caracas y otras del país suramericano, y que fue sofocada a tiros por el Ejército y la Policía.

La revuelta fue consecuencia del alza de los precios de la gasolina, una de las medidas decretadas por el entonces presidente Carlos Andrés Pérez (1974-79/89-93), bajo la coordinación (las famosas recetas) del Fondo Monetario Internacional (FMI), para afrontar una aguda crisis económica.

Esto, a juicio de Chávez, generó la movilización de grupos sociales que se manifestaba en contra de la política que regía la sociedad venezolana en aquel momento.

Desde el golpe de Estado se han presentado innumerables violaciones a los DDHH por parte de funcionarios policiales y militares, en las marchas pacíficas a favor del retorno a la legalidad de la nación. También dirigentes sociales afectos al derrocado Manuel Zelaya, permanecen como presos políticos, mientras que a otros reciben constantes amenazas a su integridad.

Además, hasta la fecha, han fallecido cuatro personas por la represión a las protestas de calle.

El primer caído fue Isis Obed Murillo quien perdió la vida el 5 de julio, luego de recibir un impacto de bala en el craneo. El suceso se registró en el aeropuerto de Tegucigalpa después que las fuerzas militares abrieron fuego contra un grupo de civiles que esperaba el regreso del presidente Manuel Zelaya.

La segunda víctima fue el dirigente social y militante de izquierda Roger Bados, de 54 años, asesinado el 11 de julio por desconocidos a la salida de su casa en la norteña ciudad de San Pedro Sula. Bados participaba activamente en las manifestaciones contra el gobierno de facto de micheletti.

A la lista fatal se unió el 25 de julio Pedro Magdiel Muñoz un joven simpatizante del presidente Manuel Zelaya cuyo cuerpo fue encontrado sin vida en la región fronteriza entre Nicaragua y Honduras con aparentes signos de tortura. Sus compañeros aseguraron que el muchacho fue detenido el día anterior por los grupos de seguridad versión que fue negada por las autoridades.

El maestro hondureño que fue herido de bala en la cabeza el pasado jueves 30 de julio, cuando funcionarios militares y policiales dirigidos por las autoridades golpistas de Honduras, arremetieron contra una protesta en favor del derrocado presidente, Manuel Zelaya, murió este sábado como consecuencia de las lesiones, según informaron la familia y el sindicato de docentes.

Señaló que la dictadura mediática tanto hondureña como internacional se ha encargado de dar un toque civil a lo que ocurre en esta nación para agilizar el proceso de aceptación de esta situación política a nivel mundial de manera que si se realizan las elecciones internas en noviembre próximo, pronto todo volverá a la normalidad, y mermará la presión foránea sobre el país centroamericano.

 

Hacer un comentario.




Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten. Este sitio no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicación.

Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, este sitio se reservará el derecho de su publicación. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos.