Internacionales

28.jun.2018 / 01:07 pm / Haga un comentario

Foto: El Ciudadano

Foto: El Ciudadano

En la visita que realiza actualmente a Ecuador el vicepresidente de Estados Unidos, Mike Pence, ha dejado clara su agenda: seguridad, libre comercio y presión contra Venezuela. Estos son los temas de la Casa Blanca para la reunión con el presidente ecuatoriano Lenín Moreno, aunque extraoficialmente medios locales hablan de una agenda secreta que incluye el regreso del Pentágono a la base de Manta y la situación de Julian Assange en la embajada ecuatoriana en Londres.

Llama profundamente la atención que, la gira de Pence por América Latina se ha concentrado en políticas que importan inmediatamente a Trump: más presión sobre el gobierno de Nicolás Maduro y temas inherentes a la seguridad de Washington, entre los cuales se encuentra intrínseco la crisis migratoria en la frontera sur del país norteamericano.

En declaraciones exclusivas ofrecidas a El Ciudadano, el analista internacional venezolano Luis Quintana sostiene que la visita de Pence a la región responde a intereses claros contra Caracas. “Tiene el encargo de Donald Trump de atender un ‘problema incómodo’ para la Casa Blanca: la Revolución Bolivariana. Estados Unidos tiene la firme intención de tercerizar la presión hacia Venezuela, responsabilizando a los vecinos para que asuman su rol de asedio contra el país bolivariano y que Washington tenga una posición tras bambalinas”.

Asimismo, Quintana señala que estas acciones han quedado en evidencia luego de las declaraciones emitidas por Pence y otros altos funcionarios de Washington justo antes de las elecciones presidenciales del 20 de mayo en Venezuela. “Todos pedían a los vecinos de la región que presionaran más al gobierno de Nicolás Maduro para que se fuera” aseguró el analista.

¿Qué consigue América Latina con la visita de Pence?

La pregunta sería realmente ¿qué consigue Estados Unidos con estas visitas? ¿Quién gana realmente en estas reuniones? Para Quintana, “Mike Pence está ejerciendo personalmente presión sobre el Gobierno ecuatoriano para que cambie su posición en la OEA, ya que Quito es uno de los gobiernos que se ha abstenido de votar contra Venezuela, a diferencias de sus alidos, Brasil, Argentina, Perú y México, que lideran las agresiones contra nuestro país”.

Agregó también que Pence busca establecer una alianza sólida en la región, ya que “todavía la Revolución Bolivariana genera mucha polarización entre los Gobiernos del continente. Eso se demuestra en la OEA, al no haber prosperado ninguna iniciativa contra Venezuela; y es un golpe duro al ego de Estados Unidos“.

“Washington no puede aceptar que la OEA, una organización que ha sido manejada históricamente por la Casa Blanca, no haya logrado la condena política y la expulsión de Venezuela del organismo”, enfatizó.

En ese sentido, Quintana explica que por eso EE. UU. busca que sus socios regionales sean los que coloquen medidas cohercitivas políticas y económicas y más fuertes que las impuestas por ellos contra Venezuela, para que quede aislada, no sólo desde el punto de vista diplomático sino también económico, ya que eso afecta los intereses y el bienestar del pueblo venezolano”.

El Ciudadano

 

Hacer un comentario.




Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten. Este sitio no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicación.

Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, este sitio se reservará el derecho de su publicación. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos.