Internacionales / Juventud

27.feb.2013 / 11:59 am / Haga un comentario

Prensa Correo del Orinoco-. El ingreso de Venezuela al Consejo de Derechos Humanos de la Organización de Naciones Unidas (ONU) es un homenaje al pueblo venezolano, así como al presidente Hugo Chávez, expresó este miércoles el vicecanciller para Europa, Temir Porras.

“Hoy para mí es motivo de profundo orgullo representar a la patria venezolana en nuestra primera intervención ante este segmento de alto nivel, como país electo por primera vez al Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas, un día como hoy, cuando se conmemoran 24 años de la gran rebelión patriótica del 27 de febrero de 1989, ese gran alzamiento popular conocido como el Caracazo”, dijo el diplomático en Ginebra, Suiza.

Resaltó que la entrada de Venezuela a esta instancia internacional de Derechos Humanos es dedicada al pueblo, porque este supo transformar su dolor en fuerza creadora, al canalizar su desesperación, su hambre y su indignación ante la injusticia y el atropello y convertir esos sentimientos en el motor de la consolidación de una verdadera democracia participativa y protagónica del socialismo bolivariano en construcción.

Porras explicó que la insurrección popular de esa época se produjo como respuesta a la imposición de medidas neoliberales implementadas por el gobierno de turno en el país. Comentó que la aplicación de esos recortes fueron la expresión de la dominación de la burguesía apátrida, corrupta y profundamente antidemocrática.

Destacó que el gobierno y la burguesía de ese tiempo colocaba los dictámenes del Fondo Monetario Internacional (FMI) y sus intereses económicos particulares por encima de los derechos humanos de millones de venezolanos y venezolanas. Al respecto, agregó que el Estado burgués de la época abandonó a sus suerte a toda la población.

De esta manera, detalló, se hizo pagar al pueblo venezolano la bancarrota del Estado de aquella época que fue producto de décadas de corrupción desenfrenada y del desgobierno de las élites burguesas.

“El 27 de febrero de 1989 se produjo una explosión social sin precedentes para protestar contra la violación de los derechos económicos y sociales que suponía hacer pagar al pueblo venezolano, mediante la supresión del financiamiento a los programas sociales, el fin de los subsidios a los productos y servicios de primera necesidad, la liberación de las tasas de interés, la privatización de todos los bienes y activos públicos”, recordó.

Destacó que a la protesta legítima del pueblo le siguió la más brutal violación de los derechos políticos y la negación masiva del derecho a la vida.

“El 27 de febrero de 1989 se desató en Venezuela, por órdenes expresas de la burguesía en el poder, la más brutal represión armada que se haya registrado en nuestra historia y que produjo lógicamente una terrible masacre que cobró la vida, en apenas 48 horas, de miles de niños, mujeres y hombres desarmados e inocentes”, aseveró.

Homenaje al presidente Hugo Chávez

El vicecanciller para Europa, Temir Porras, afirmó, por otra parte, que el ingreso de Venezuela al Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas es también un tributo al presidente Hugo Chávez, porque éste supo encauzar el torrente desatado por el 27 de febrero de 1989 y convertirlo en una fuerza política organizada de transformación democrática.

Señaló que tras la rebelión patriótica del Caracazo se produjo el 4 de febrero de 1992, la insurrección cívico-militar encabezaba por Hugo Chávez, la cual, en su opinión, aceleró y dio una cara visible al movimiento que lo llevó a la presidencia en 1999.

“Gracias a la obra del presidente Hugo Chávez en Venezuela tenemos una democracia que convierte al ser humano en el objeto fundamental de la acción cotidiana del Estado, que vuelca todas sus fuerzas y energías en el combate sin cuartel contra todas la formas políticas, sociales, económicas y culturales de injusticia”, concluyó.

El ingreso de Venezuela al Consejo de Derechos Humanos de la Organización de Naciones Unidas (ONU) es un homenaje al pueblo venezolano, así como al presidente Hugo Chávez, expresó este miércoles el vicecanciller para Europa, Temir Porras.

“Hoy para mí es motivo de profundo orgullo representar a la patria venezolana en nuestra primera intervención ante este segmento de alto nivel, como país electo por primera vez al Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas, un día como hoy, cuando se conmemoran 24 años de la gran rebelión patriótica del 27 de febrero de 1989, ese gran alzamiento popular conocido como el Caracazo”, dijo el diplomático en Ginebra, Suiza.

Resaltó que la entrada de Venezuela a esta instancia internacional de Derechos Humanos es dedicada al pueblo, porque este supo transformar su dolor en fuerza creadora, al canalizar su desesperación, su hambre y su indignación ante la injusticia y el atropello y convertir esos sentimientos en el motor de la consolidación de una verdadera democracia participativa y protagónica del socialismo bolivariano en construcción.

Porras explicó que la insurrección popular de esa época se produjo como respuesta a la imposición de medidas neoliberales implementadas por el gobierno de turno en el país. Comentó que la aplicación de esos recortes fueron la expresión de la dominación de la burguesía apátrida, corrupta y profundamente antidemocrática.

Destacó que el gobierno y la burguesía de ese tiempo colocaba los dictámenes del Fondo Monetario Internacional (FMI) y sus intereses económicos particulares por encima de los derechos humanos de millones de venezolanos y venezolanas. Al respecto, agregó que el Estado burgués de la época abandonó a sus suerte a toda la población.

De esta manera, detalló, se hizo pagar al pueblo venezolano la bancarrota del Estado de aquella época que fue producto de décadas de corrupción desenfrenada y del desgobierno de las élites burguesas.

“El 27 de febrero de 1989 se produjo una explosión social sin precedentes para protestar contra la violación de los derechos económicos y sociales que suponía hacer pagar al pueblo venezolano, mediante la supresión del financiamiento a los programas sociales, el fin de los subsidios a los productos y servicios de primera necesidad, la liberación de las tasas de interés, la privatización de todos los bienes y activos públicos”, recordó.

Destacó que a la protesta legítima del pueblo le siguió la más brutal violación de los derechos políticos y la negación masiva del derecho a la vida.

“El 27 de febrero de 1989 se desató en Venezuela, por órdenes expresas de la burguesía en el poder, la más brutal represión armada que se haya registrado en nuestra historia y que produjo lógicamente una terrible masacre que cobró la vida, en apenas 48 horas, de miles de niños, mujeres y hombres desarmados e inocentes”, aseveró.

El vicecanciller para Europa, Temir Porras, afirmó, por otra parte, que el ingreso de Venezuela al Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas es también un tributo al presidente Hugo Chávez, porque éste supo encauzar el torrente desatado por el 27 de febrero de 1989 y convertirlo en una fuerza política organizada de transformación democrática.

Señaló que tras la rebelión patriótica del Caracazo se produjo el 4 de febrero de 1992, la insurrección cívico-militar encabezaba por Hugo Chávez, la cual, en su opinión, aceleró y dio una cara visible al movimiento que lo llevó a la presidencia en 1999.

“Gracias a la obra del presidente Hugo Chávez en Venezuela tenemos una democracia que convierte al ser humano en el objeto fundamental de la acción cotidiana del Estado, que vuelca todas sus fuerzas y energías en el combate sin cuartel contra todas la formas políticas, sociales, económicas y culturales de injusticia”, concluyó.

 

Hacer un comentario.




Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten. Este sitio no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicación.

Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, este sitio se reservará el derecho de su publicación. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos.