Estudiantiles / Nacionales

12.mar.2015 / 11:07 am / Haga un comentario

decano_1

Prensa Estudiantes del Agro.- Hoy las sombras cobijan a la UCV y el despotismo se viste de gala. El lugar que ha sido en las luchas vanguardia del pueblo, hoy pretende convertirse en el sitio donde todas las formas de tiranizar e insensibilizar encuentren la cátedra que las dicte.

Y es que en las últimas semanas los sectores más reaccionarios de la derecha dentro de la Facultad de Agronomía, encabezados por el decano Sr. Leonardo Taylhardat, han lanzado toda su artillería contra el movimiento estudiantil revolucionario a fin de eliminar cualquier posibilidad de pensamiento crítico.

Nuestra culpa: empeñarnos en transformar la universidad. Apostamos a un espacio educativo abierto al pueblo, donde no se persiga al estudiante por expresar sus opiniones, donde el ingreso sea justo y no responda a intereses particulares, donde el objetivo de la formación sea elevar a lo más alto el espíritu de los estudiantes para responder a las necesidades concretas de nuestra sociedad. Hemos desafiado el concepto de autoridad, porque creemos que en un hogar de estudiantes no debe imponerse el látigo de la amenaza y el chantaje para perseguir ideas, porque no puede hablarse de democracia en un lugar donde unos pocos deciden sobre la voluntad de muchos, porque no puede imponerse la corrupción y la ineficiencia en nombre de la autonomía. No debe permitírsele un solo paso a la corrupción moral en los espacios de nuestra Facultad. Eso lo hemos denunciado, jamás nos lo perdonarán.

Se nos acusa: de ser indisciplinados, de no entregar nuestros ideales frente intereses mezquinos de las autoridades. De no ceder ante la pretensión de desterrarnos de los espacios que por más de quince años estuvieron abandonados y que hace más de cuatro años recuperamos como centro de formación, sin ningún tipo de apoyo del decano, sin apoyo institucional, dimos vida y equipamos a un recinto abierto a los estudiantes y al pueblo, donde talleres, debates y actividades culturales son la regla. Al menos 200 estudiantes se atienden diariamente, aquí las puertas están abiertas para el pueblo. Una nueva universidad es posible, nosotros la estamos construyendo.

Por supuesto, nuestros planteamientos afectan intereses. Nos exigen que abandonemos los espacios conquistados, y ante la firmeza de nuestras convicciones, el decano Leonardo Taylhardat recurre a la intriga, pretende expulsar a siete jóvenes de la universidad, cual junta inquisidora, viola nuestro derecho a la defensa y a la educación. Quiere que este espacio funcione como un centro de estudiantes, aunque él sabe que no lo ha sido y no lo es, es un espacio gratuito y de libre acceso para la formación y atención al pueblo y los estudiantes. No existe argumento institucional razonable que justifique tal persecución, el objetivo es político y es claro: desterrar el pensamiento revolucionario de la universidad. Para ello se recurre a las amenazas y el chantaje, pero son éstas las armas de los ignorantes, el refugio secular de los mediocres.

La razón nos asiste. ¡Veamos quién aguanta más, si las amenazas infundadas o el vigor de la juventud revolucionaria!

Resulta bochornoso además, que un sector estudiantil se prostituya ante los intereses del decano para amenazar de expulsión a otros estudiantes. Nunca, en los últimos 15 años, ni en los momentos más tensos, un estudiante apoyó jamás la aplicación de sanciones contra otro, mucho menos si el motivo de tales sanciones es político. ¿Estudiantes pidiendo sanciones contra estudiantes para defender los intereses de las autoridades? Tal comportamiento es impropio de alguien con un mínimo de dignidad. No puede hablarse de justicia y hacer apología del despotismo, es una contradicción irresoluble, las máscaras se caen.

En este sentido, el día viernes 27 de Febrero el consejo de facultad, en un acto de autoritarismo, emitió una notificación informando que si en 72 horas no se entregaban los espacios se procedería automáticamente a la expulsión de los 7 estudiantes, sin derecho a la defensa y violando flagrantemente Reglamento de Procedimientos sobre la Aplicación de Medidas Disciplinarias a los Estudiantes. Hemos solicitado un derecho de palabra ante el consejo de facultad para expresar nuestra postura y fue negado, también solicitamos un derecho de palabra ante el consejo universitario y nuestro derecho a la expresión fue cercenado. No se nos ha dado un derecho a réplica, se creó una comisión de buenos oficios para discutir el tema donde ofrecimos otros espacios para que funcionase el centro de estudiantes y la propuesta fue rechazada. Insistimos, no está en disputa un espacio, es una forma de pensar lo que está en juego.

Tampoco se está atacando a siete estudiantes, se está atropellando a una forma de pensar. El oscurantismo apuesta al desgaste de nuestras fuerzas, subestiman nuestra capacidad. Hacemos un llamado a todas las fuerzas revolucionarias, a todos los hombres y mujeres de bien, a participar en esta lucha que también es suya, permitir una retaliación política de este tipo sentaría un precedente que daría pié al avance de la persecución dentro y fuera de la universidad, eso es algo que no podemos permitir.

Convocamos a todos los movimientos estudiantiles y sectores de la vida nacional a pronunciarse contra la persecución política de las autoridades universitarias. Para nosotros, es un compromiso ineludible denunciar este tipo de actitudes de represión y persecución contra estudiantes

¡Seguimos firmes en nuestra lucha!

Colectivo Estudiantes del Agro
estudiantesdelagro@gmail.com
#NoMasPersecucionEnLaUCV

 

Hacer un comentario.




Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten. Este sitio no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicación.

Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, este sitio se reservará el derecho de su publicación. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos.