Nacionales

5.mar.2018 / 02:34 pm / Haga un comentario

Foto: Ciudad CCS

Foto: Ciudad CCS

El Comandante Hugo Chávez escribió de su puño y letra, en el preámbulo del Plan de la Patria 2013-2019, que con el triunfo de la Revolución Bolivariana comenzó “a sentar sus bases un sistema internacional multipolar que se orienta hacia ese gran principio que Bolívar llamara el equilibrio del universo”.

Hay un antes y un después de Chávez en el ámbito de las relaciones internacionales. El líder la Revolución Bolivariana avizoró la necesaria construcción de una integración nuestroamericana, anticolonialista y antiimperialista.

América Latina dejaba de ser entonces el “patio trasero de Washington” y el Bolivarianismo tomó fuerza ante la nefasta Doctrina Monroe que hoy pretende reimponer la administración de Donald Trump.

Así lo sostiene el politólogo e internacionalista Carolus Wimmer, expresidente del Parlamento Latinoamericano capítulo Venezuela.

“A cinco años de la siembra del Comandante Chávez, su impronta internacional sigue viva en América Latina y en el mundo, como parte de un legado de la Revolución Bolivariana que trascendió fronteras”, resaltó Wimmer.

Cruzada planetaria

Y es que el Comandante Chávez realizó una verdadera cruzada planetaria que lo convirtió en un ícono de las luchas de los pueblos por su independencia y su libre determinación en todos los confines de la tierra.

“Durante los primeros tres lustros del siglo XXI, con la llegada de Hugo Chávez a la presidencia de Venezuela, se experimentó un cambio radical en la visión geopolítica del Estado tanto en el ámbito interno como en el externo. Fue un líder que rompió todos los esquemas en lo que respecta a la política internacional. Tuvo un estilo propio y único que generó la simpatía, la admiración y el apoyo de muchos pueblos y gobiernos”, explicó Wimmer.

 Es evidente que la osadía, la determinación y la valentía de Chávez vulneraron los protocolos y patrones diplomáticos forjados para la dominación de los más débiles. Por primera vez, un Jefe de Estado hablaba ante el mundo con la voz sincera de un humilde ciudadano de a pie.

Wimmer indica que esta característica obedece, a que Chávez nunca abandonó su extracción de clase.

“Su actuación en los distintos espacios internacionales es invalorable para la conciencia crítica de los pueblos latinoamericanos y en general para los pueblos del sur. Chávez fue un dirigente caracterizado por su inconformidad con el sistema. Los mandatarios que lo precedieron hablaron siempre desde un discurso institucional alejado del pueblo. Mientras, Chávez utiliza el mismo lenguaje en el partido, en la calle, en un acto de masas, o ante la Asamblea General de las Naciones Unidas. Su mensaje es sincero, sin falsedades, puesto que habló siempre con convicción revolucionaria”, prosiguió.

Esa peculiaridad de su práctica diplomática hizo que gracias a su intervención, se lograra la refundación y el fortalecimiento de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP), que hoy mantiene la relativa estabilidad del mercado petrolero evitando que las trasnacionales impongan sus intereses por encima de los Estados.

El Eje Sur – Sur

Su visión estratégica para evitar el aislamiento de la Revolución Bolivariana, permitió el acercamiento no sólo de Venezuela, sino de toda América Latina con Asia, África, y los países árabes; el eje Sur-Sur comenzaba a entenderse y a realizar un inédito e irreversible proceso de intercambio que superó lo comercial y llegó al ámbito político. “Puede decirse que debido a los esfuerzos de Chávez , Latinoamérica y el Caribe experimentaron cambios sustanciales en lo que respecta a la unión e integración regional e interregional”, expresó Wimmer.

Para nuestro Continente, el Comandante Chávez diseñó y puso en marcha la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA); la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur); la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac) y PetroCaribe.

Al respecto Wimmer señala: “Con el nacimiento del Alba, América Latina le enseñó los dientes a EEUU y demostró que el comercio también puede basarse en la solidaridad y la complementareidad entre las naciones. Gracias a su iniciativa, se evitó la imposición del Área de Libre Comercio de las Américas (ALCA) que proponía un trato desigual en el intercambio comercial para favorecer a las trasnacionales estadounidenses. Eso no debemos olvidarlo hoy, cuando la administración Trump intenta por diversas vías reeditar minialcas en todo el continente”.

El alma de los pueblos

El mismo Chávez expresó al respecto, durante una alocución desde Estados Unidos, en 2005: “La integración tiene que partir desde el alma de los pueblos, no es la competencia, es la cooperación entre los pueblos, que cada uno le dé al otro lo mejor que tenga de sí mismo, lo que puede dar al otro, darle razón a la coexistencia de este mundo”.

Chávez fue el precursor de una nueva diplomacia, en la era de la denominada post-guerra fría, sustentada en el principio del respeto y la soberanía de las naciones. Su tesis tiene hoy más validez que nunca en la resistencia de los pueblos ante la lógica imperante según la cual unos pocos acumulan extraordinarias riquezas a costa de la explotación y la humillación de millones de seres humanos.

“Y así como buscamos vías efectivas para la organización y la mejora de la gestión interna, puertas afuera buscamos cumplir, con similar intensidad, el mismo esfuerzo por contribuir en el enlazamiento del orden multinuclear: se trata de acelerar los pasos con la mayor firmeza posible, hacia la constitución de un mundo multipolar vinculado desde la horizontalidad de la soberanía de los pueblos; desde el respeto y la corresponsabilidad mutuas en la protección y en la producción pacífica. Un mundo despojado de todo lastre belicista: un mundo de dignidad”, aseveró el Comandante en sus Líneas de Chávez del 20 de septiembre de 2009.

Sus planteamientos sobre la vigencia del socialismo, la unidad y soberanía de América Latina y un orden internacional equitativo y multipolar, se mantienen hoy como un faro que guía a las presentes y futuras generaciones hacia el sueño ya no irrealizable de “un mundo mejor es posible”.

En ese contexto, Wimmer resalta que este 5 de marzo en muchos países de todos los continentes se rendirá homenaje y tributo al Comandante Hugo Chávez. “En muchos países de Latinoamérica y el mundo hoy están recordando al Comandante-presidente Chávez, con el mismo cariño y amor que él manifestó a cada uno de los países que acompañó con la pasión que lo caracterizó. Es innegable que su contribución a una nueva forma de ejercer la diplomacia de Estado, es la columna vertebral de todo un movimiento de solidaridad internacional con la Revolución Bolivariana y su carácter antiimperialista”, concluyó.

Ciudad CCS

 

Hacer un comentario.




Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten. Este sitio no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicación.

Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, este sitio se reservará el derecho de su publicación. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos.