Nacionales

21.ago.2010 / 06:20 pm / Haga un comentario

Hace ya varios meses que el Estado venezolano en ejercicio pleno de sus competencias ha acelerado un proceso investigativo para con la banca privada que por muchos años y de manera hegemónica controló la soberanía económica del país. De las investigaciones ha salido el destape de la verdadera olla podrida de empresarios, miembros de partidos de oposición y hasta dueños de medios de comunicación.

Y es que estos banqueros fueron cortados por la misma tijera, lo que ha cambiado en el tiempo es la reacción de las instituciones del Estado. Recordemos la década de los noventa, específicamente el caso del Banco Latino y el papel que el Estado venezolano jugó en esa oportunidad. En plena expansión bancaria el Latino se conocía como el banco de los “doce apóstoles”, entendiéndose “apóstol” a un empresario cercano al gobierno, cuya fortuna siempre estuvo relacionada a la contratación de obras de importante envergadura en la industria nacional e inclusive en medios de comunicación, bajo la mirada cómplice de Carlos Andrés Pérez, gobernante puntofijista de turno.

El caso Latino afectó tanto a ricos como a pobres, el gobierno le dio la espalda a los ahorristas sin titubear, mucha gente perdió los ahorros de toda su vida, sus prestaciones sociales, el sustento de sus familias.

Hoy en pleno proceso de revisión se continúan destapando las ollas podridas de la banca privada, casos como el del Banco Federal o la casa de bolsa Econoinvest son ejemplo de la vagabundería de esos ladrones que sin dudar utilizaron, vilipendiaron y robaron el dinero del pueblo. Administraron grandes empresas, y manejaron medios de comunicación, que disfrazan partidos políticos opositores. La diferencia está en el papel del Estado venezolano a través del Gobierno Bolivariano, el cual activó un plan especial en tiempo record y el día de hoy ya se ha hecho el pago a más de 200 mil ahorristas embaucados por estos vulgares ladrones, que se han apostado en Miami, cuna del escualidismo putrefacto del país sin darle la cara a sus clientes, a sus ahorristas, y al pueblo.

Este gobierno está plenamente comprometido a reivindicar los derechos del pueblo en todos los espacios, este Estado garantizará la adecuada distribución de recursos y no dejará jamás que embauquen a su gente. ¡Los ladrones merecen cárcel ya! Engañar a un pueblo es el delito más grande, de lesa humanidad.

hectorrodriguezcastro(Arroba)hotmail.com
@HectoRodriguez

 

Hacer un comentario.




Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten. Este sitio no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicación.

Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, este sitio se reservará el derecho de su publicación. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos.