Regionales

11.abr.2016 / 08:17 am / Haga un comentario

Foto: Archivo

Foto: Archivo

El 11 de abril de 1817 las fuerzas patriotas al mando del general Manuel Carlos Piar derrotan en la Mesa de Chirica, al sur de San Félix, estado Bolívar, a un fuerte contingente español al mando del Brigadier La Torre, que había llegado desde Angostura del Orinoco (hoy Ciudad Bolívar) para acabar con la sublevación patriota en la zona de confluencia de los ríos Orinoco y Caroní.

La batalla fue breve, apenas media hora de duración, pero representó la derrota de las fuerzas españolas enviadas desde Angostura del Orinoco, hoy Ciudad Bolívar, que desde el año 1816 intentaban infructuosamente detener el alzamiento patriota en las principales poblaciones de la Provincia de Guayana y mantener el control del tráfico de mercancías, alimentos y pertrechos por las vías del río Orinoco, en el tramo entre los Castillos de Guayana (Guayana la Vieja) y Angostura del Orinoco.

El general Piar ya había logrado el control de las Misiones del Caroní, en lo que hoy es la ribera sur del embalse de Macagua, dejando a los realistas sin su principal centro de abastecimiento.

El Brigadier La Torre salió desde Angostura para tratar de retomar esta zona, liderando un contingente de 1.600 infantes, 200 jinetes y 2 cañones.

En la Mesa de Chirica, se encontró con las fuerzas de Piar, lideradas por oficiales a los que apenas conocía personalmente o no tenían mayor experiencia, y 500 fusileros, 800 lanceros de a pie, 500 indígenas flecheros y 400 jinetes.

La desventaja en hombres y experiencia de los patriotas fue compensada por la habilidad de sus jinetes, logrando derrotar a La Torre en el Cerro El Gallo, punto alto de la meseta.

El triunfo de Piar llevó a que los realistas abandonaran Angostura del Orinoco seis días después, dejando a la Provincia de Guayana en manos patriotas y lista para abastecer a partir de entonces la campaña libertadora de Simón Bolívar en Venezuela y la Gran Colombia

La liberación de Guayana sirvió, además, para que empresarios y terratenientes aportaran donativos al Ejército Libertador, que para ese momento ya sufría una crisis por la falta de recursos económicos.

El control sobre el comercio a través del río Orinoco con países de las Antillas aseguró también recursos para la compra de armas y municiones, cambiando el equilibrio de fuerzas entre los patriotas y los realistas.

También se aseguró la provisión continua de reses, caballos y equipos de montura, así como los alimentos requeridos para la manutención diaria de miles de hombres que a partir de ese momento iniciarían una serie de batallas para liberar todo el oriente y centro de Venezuela y, más tarde, se movilizarían a Nueva Granada para continuar la guerra de independencia.

Por esta razón, la Batalla de San Félix es considerada por muchos historiadores como de una importancia similar a la Batalla de Carabobo y otras grandes fechas de la gesta libertadora.

AVN

 

Hacer un comentario.




Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten. Este sitio no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicación.

Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, este sitio se reservará el derecho de su publicación. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos.