10.abr.2010 / 03:44 pm / Haga un comentario

Recordamos el 11 de abril como el primer atentado a la democracia venezolana en nuestro siglo, golpe que fue ejecutado por la oligarquía criolla, los medios de comunicación y los Estados Unidos de Norteamérica, que no soportaban el hecho de que en nuestra patria se gobernara con soberanía, que no permitían que el pueblo decidiera que hacer con sus recursos de forma independiente.

Al terminar la luna de miel que existió al inicio de la llegada de la revolución al gobierno visto que este no se dejo controlar por los medios de comunicación, ni por la oligarquía apátrida, ni por el mismo imperio a pesar de innumerables invitaciones, estos decidieron actuar en contra de la voluntad popular, sin que les importara pasar por encima de la democracia y de la vida, utilizaron su capacidad de movilización de una clase media enceguecida en odio gracias a sus niveles de despolitización y la influencia de los medios, utilizaron su capacidad armada ya que tenían el control de algunas policías municipales y por supuesto utilizaron los medios de comunicación para exagerar verdades, ocultar otras y mentir descaradamente cuando fuera necesario, así lograron tomar el poder.

Durante pocas horas de la derecha en el poder vimos todos los venezolanos lo que en realidad son: desconocimiento del resto de los poderes, persecución, invasión a embajadas, represión, desprecio al pueblo y a la democracia, desconocimiento a la constitución, traición a Bolívar y profundo miedo al pueblo venezolano.

Pocas horas fueron necesarias para que el pueblo reaccionara con toda su fuerza y sin medios de comunicación, sin apoyo imperial, sin cuerpos armados, tomo el poder en sus manos y restituyo la democracia y la soberanía, por eso no debe nunca la derecha olvidar el fuego sagrado que tenemos los venezolanos, el pueblo que cruzo montañas y se enfrento al imperio por su soberanía, es el mismo pueblo que hoy gobierna.

Hector Rodríguez Castro
http://hectorrodriguezcastro.blogspot.com/

 

Hacer un comentario.




Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten. Este sitio no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicación.

Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, este sitio se reservará el derecho de su publicación. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos.