Internacionales

16.dic.2009 / 11:44 pm / Haga un comentario

Hoy nos encontramos a tres (3) meses exactos de llevarse a cabo las elecciones para el congreso en Colombia (Senado y Cámara), bajo un panorama nada alentador; esto lo digo por todo los hechos de ilegitimidad que empañan el actual parlamento y que pareciera continuar para el próximo periodo.

Para los venideros comicios no se vislumbran cambios algunos en un congreso espurio en más de un 30% de sus congresistas, como van las cosas esta rama de los poderes de la democracia liberal occidental, seguirá cuestionada.

El actual congreso colombiano es el más ilegitimo en los últimos 30 años; esta mas desacreditado que el que absolvió al ex presidente Ernesto Samper, más que el integrado por Pablo Escobar, una de las personas más perseguida en el mundo por su actividad criminal, también uno de los hombres más odiado por la clase dirigente del país, mas no así por grandes sectores populares.

El actual congreso de la república de Colombia ha sido una cabaretera sin principio, por medio de la cual, el presidente Álvaro Uribe a cambio de prebendas ha sacado adelante todas sus iniciativas, por esta razón no ha hecho como su similar peruano Alberto Fujimori (cerrar el congreso) por que el talante antidemocrático y corrupto de estos gobiernos no concibe un poder de contrapeso en la democracia liberal.

No se concibe que hechos como: la privatización de empresas estratégicas para el estado como el Seguro Social, TELECOM, la desestatización de Ecopetrol traducida en privatización, el recorte del presupuesto para la salud y educación, la aprobación del TLC etc., no hayan sido objeto de verdaderos debates que logren ponerle un parado a estas decisiones que van en contra de los intereses del pueblo, y el ultimo hecho de vergüenza la utilización de por lo menos 7 bases militares en territorio colombiano por militares yanquis, con el derecho de actuar con toda impunidad ante cualquier delito, no hayan encontrado un rechazo de parte del congreso que logre parar esta barbarie. Lo anterior deja mucho que decir.

Parece ser que todo el silencio del ejecutivo frente a los hechos de corrupción del legislativo tienen su recompensa, la aprobación de las anti populares decisiones y leyes. Pero el parlamento también le acolita al ejecutivo su corrupción, los dos hechos del ministerio de hacienda, aberrante en cualquier país democrático: el caso de Carimagua en el 2008 donde el ministro Andrés Felipe Arias (Uribito) repartió unas tierra que eran para los desplazados a unos terratenientes, y el ultimo caso de agro ingreso seguro (AIS), donde el sucesor de uribito se le entregaron millonadas de dinero a grandes capitalista que habían apoyado con recursos la recolección de firmas para la segunda reelección del actual presidente, estos hechos en cualquier democracia seria, le costaría el puesto al ministro, pero el congreso en recompensa al silencio del ejecutivo los absolvió.

El problema del actual congreso no es generalizado, hay algunas excepciones dentro de la coalición uribista y casi toda la oposición en cabeza de la senadora afrocolombiana Piedad Córdoba, lo mismo no puedo decir de los congresistas afrocolombianos congregados en la llamada bancada afro, estos también están contaminados de la para-política y la delincuencia, ahí están los casos de los detenidos Edgar Ulises torres, Odín Sánchez, Silfredo Morales con un brazalete anticorrupción o por corrupción, que traen a mi memoria los grilletes en la época de la esclavitud y la trata, y el último caso de Juan Carlos Martínez.

Los hechos de corrupción en los parlamentarios y lideres afrocolombianos van mas allá de lo que sucede en el congreso, ellos tienen responsabilidad en la situación de corrupción y abandono de las comunidades negras afrocolombianas del pacifico que viven un apartheid administrativo; ratificado en el momento de la distribución del presupuesto de la nación, apartheid que recuerda lo sucedido en Estados Unidos y Sudáfrica. Estos congresistas en nombre del pueblo afro han pactado con fuerzas legales e ilegales acuerdos que le han causado al pueblo afro devastación, desplazamiento y asesinato; por medio de ellos se ha avalado la implementación de mega proyectos lesivos para las comunidades, son ellos mismos que han ido a negociar en nombre de los afro el TLC; el Cordobismo, Edgar Ulises Torres y Odín Sánchez tienen la mayor cuota de responsabilidad en la situación de pobreza del departamento del Choco.

Ante todo esto se presenta un nuevo panorama para las elecciones del 14 de marzo del 2010, muchos de los políticos implicados en hechos delincuenciales no pueden ser candidatos pero están colocando como aspirante a sus seuditos familiares y amigos.

Hoy el pueblo debe haber aprendido la lesión y el castigo, debe ser cero votos para los corruptos y las personas que ellos apoyan. El Pueblo Negro, Afrocolombiano, Raizal – Palenquero, debe negarle el voto y el apoyo a cualquier candidato que este apoyado por unos de los partidos de la coalición que apoyan al gobierno de Uribe como son Cambio Radical, el Partido de la U, Convergencia Ciudadana, Alas Equipos Colombia, Partido Conservador, Colombia Democrática.

El discurso enmascarado de la renovación con nuevos nombres, nuevas personas jóvenes o adultos, hombres o mujeres con la misma mentalidad, la misma forma de hacer política, el mismo clientelismo, las mismas ideas no es nada nuevo, así confunden al pueblo. La esencia esta en nuevas caras con nuevas formas de hacer política. El pueblo está cansado de engaños es hora de un parlamento serio que represente el sentir del pueblo y es hora que en esos espacios de poder, en representación del Pueblo Negro, Afrocolombiano, Palenquero y Raizal estén personas que interpreten el pensamiento de los cimarrones, personas sin vicio de corrupción, sin rabo de paja, sin padrinos cuestionados, es hora del cambio.

Por un congreso digno de un pueblo honesto.

Desde el palenque un cimarrón todavía.

Aiden Salgado Cassiani
Miembro del Colectivo de Estudiantes Universitarios Afrocolombian@s CEUNA
latrombosis@hotmail.com

Diciembre 15 de 2009

 

Hacer un comentario.




Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten. Este sitio no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicación.

Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, este sitio se reservará el derecho de su publicación. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos.