29.feb.2012 / 01:42 pm / Haga un comentario

Por Antonia Muñoz.- El candidato de la MUD se ha vuelto todo un angelito. No quiere discutir con nadie, no le contestará a nadie; porque según él, los venezolanos están agotados por la confrontación. Todos quisiéramos más armonía, todos quisiéramos vivir en paz. Sin embargo, como lo expresara el premio nobel 1980 argentino, Adolfo Pérez Esquivel: “la falta de conflictos no es la paz, ya que la paz no tiene que ver con la pasividad, la paz es ante todo, dinámica de transformación de la vida de las personas, la paz es diversidad y no uniformidad”. La paz entre los habitantes de Venezuela no se puede decretar, solicitar o sugerir contando sólo con la sumisión de la mayoría, ante la pretensión de implantar un proyecto político- ideológico, económico y social inaceptable para el pueblo venezolano que actualmente lucha por su independencia económica, política, cultural y social. En este contexto la confrontación es inevitable porque la Revolución Bolivariana plantea un modelo de país que se contrapone al que plantea la derecha venezolana.

Para la Revolución Bolivariana el control de PDVSA por parte del Estado venezolano es fundamental, porque eso representa nuestra Independencia Económica. Con este objetivo como norte, en los primeros años del gobierno bolivariano, el Presidente Chávez exploró e impulsó todos los mecanismos posibles que permitieron mejores precios para nuestro petróleo. No es casualidad ni producto del azar que los precios del barril de petróleo venezolano hayan evolucionado de $10,5 a $71,5 entre 1998 y 2010, respectivamente. Tampoco es casualidad que los gobiernos de la cuarta República cobraran a las empresas extranjeras 1% por el derecho a explorar y explotar nuestro petróleo (regalía). Con el Gobierno Bolivariano este porcentaje de la producción (regalía) pasó a ser 30%, de acuerdo a lo establecido en la Ley Orgánica de Hidrocarburos (LOT) aprobada en el 2001. En la cuarta República las empresas que explotaban el petróleo le pagaban al Estado venezolano 34% de Impuesto sobre la Renta (ISLR). Estas mismas empresas, ahora deben pagar al Estado 50% del ISLR.

Sin embargo, donde la Cuarta República botó la bola en cuanto a la entrega de la soberanía, fue cuando le hicieron creer a los venezolanos que la faja petrolífera del Orinoco contenía un hidrocarburo sólido o semi sólido, altamente viscoso que calificaron como bitumen, algo muy parecido al carbón. Ese bitumen era un material tan despreciable que casi se lo podíamos regalar a los gringos para que nos hicieran el favor de deshacerse de esa mezcla pastosa que nos estorbaba. ¡Mentirosos y vende Patria! Esta es una de las tantas formas como la derecha, paulatinamente nos robó y arruinó material y espiritualmente durante el siglo XX! La verdad verdadera es que la faja petrolífera del Orinoco tiene 214000 millones de barriles de petróleo pesado y extra pesado y actualmente se extraen de ella un poco más 500.000 barriles diarios. Así que la faja petrolífera del Orinoco contiene petróleo pesado y extra pesado, pero no bitumen o carbón, grandísimos traidores, mentirosos y tramposos ¿Será difícil entender por qué el 1 de mayo de 2007, el Presidente Chávez tomó la decisión de nacionalizar la Faja Petrolífera. Con esta decisión soberana reafirmamos nuestra Independencia Económica, ya que las empresas privadas que explotaban la faja se convirtieron en empresas mixtas y el Estado venezolano a través de Petróleos de Venezuela S.A. (PDVSA), pasó a controlar 60% de la faja petrolífera del Orinoco.

Con la propiedad soberana de la faja petrolífera del Orinoco, Venezuela se convirtió en la nación con la mayor reserva probada de petróleo en el mundo. Con los 214.000 barriles de la faja, más los 143.310 barriles que ya estaban probados y certificados en otras regiones petroleras del país, superamos a Arabia Saudita que tiene 234.000 millones de barriles de reservas. Los venezolanos que tienen ojos para ver y oídos para oír podrán juzgar si ante tanta disparidad de pensamiento y de acción, puede soslayarse la confrontación entre el modelo entreguista de la derecha y el modelo bolivariano y nacionalista. Es la confrontación entre un proyecto imperialista de país y el proyecto bolivariano que es radicalmente antiimperialista. Por esto es que la derecha odia a Chávez! Después de todo este recordatorio no debería quedar duda de quienes son los que por casi un siglo regalaron buena parte de nuestros recursos a las empresas transnacionales.

Cuando le demostramos que el Proyecto Bolivariano pone su mayor empeño en buscar para nuestra población “la máxima suma de FELICIDAD posible, la máxima suma de SEGURIDAD SOCIAL y la máxima suma de ESTABILIDAD POLÍTICA”, Capriles y su ULTRA DERECHA, para descalificarnos y descalificar nuestro proyecto Bolivariano, nos acusa de robarnos los recursos petroleros. Sin embargo, digan lo que digan, las estadísticas no mienten, y por eso no pueden explicar el 37% de inversión social por parte de la Democracia Representativa frente al 62 % de inversión Social hecho por el proyecto Bolivariano. En reflexiones subsiguientes recordaremos como la revolución bolivariana lleva a la práctica su Voluntad Política de invertir los recursos del petróleo en nuestra gente, sobre todo en los más desposeídos y sufridos ¡Por esto y mucho más, viviremos y venceremos¡

Puerto La Cruz, 29 de febrero de 2012.

 

Hacer un comentario.




Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten. Este sitio no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicación.

Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, este sitio se reservará el derecho de su publicación. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos.