14.may.2009 / 09:28 pm / 3 Comentarios

El socialismo del siglo XXI, comienza a definirse desde la diferencia y distancia que marca de los errores que se cometieron durante los llamados socialismos “reales” del siglo XX, desde la reconocida Unión Soviética pasando por los socialismos asiáticos e incluso la propia Cuba revolucionaria.

El socialismo del siglo XXI asume el reconocimiento de los errores cometidos en el pasado como por ejemplo; el burocratismo, el sectarismo, la ausencia de control social sobre la gestión pública, así como la desaparición gradual de la participación ciudadana, entre otros.  La identificación y revisión de estas y otras debilidades ha permitido el avance teórico y practico del proyecto socialista en la actualidad.

Sin embargo la separación de los errores del siglo XX no implica la negación absoluta de estos procesos, en su génesis llevan la historia de la lucha de clases, la resistencia contra el sistema capitalista y las vidas de millones de compañeros y compañeras que lucharon por un mundo mejor. De estos procesos se nutre hoy el socialismo, del balance de sus aciertos  y errores, se construye un nuevo modelo socialista. Este nuevo modelo no surge en las nebulosas de lo abstracto y etéreo, sino de la herencia histórica que estas experiencias concretas aportaron al movimiento revolucionario.

Rectificar las desviaciones de los socialismos del siglo XX es necesario y trae consigo la renovación del proyecto socialista. No obstante, esta renovación necesaria, no puede ni debe conllevar la negación del pilar fundamental que sostiene al socialismo (al menos el científico), el Marxismo.

El marxismo, debe ser la base de cualquier socialismo, el marxismo entendido como corriente de pensamiento que estructura una concepción del mundo y del hombre en la historia. Corriente que parte de la obra de Marx pero que se amplia y permanece en construcción por los teóricos marxistas que la nutren constantemente; es la teoría política revolucionaria por excelencia.

El marxismo apunta a la socialización de los medios de producción, a la superación de la sociedad de clases a través de la toma del poder por los oprimidos y explotados así como a la transformación de la lógica perversa del capitalismo que ha cosificado a los hombres y humanizado las cosas; confirmando con esto uno de los aportes teóricos que Marx expone en su obra maestra el Capital, (sobre el Fetichismo de la Mercancía).

El marxismo propone rescatar el papel del hombre de las redes del utilitarismo, para devolverle su merecido rol como centro dinamizador de la historia. El marxismo es por ende una teoría verdaderamente humanista; teoría que ha tenido la capacidad de evidenciar de forma explicita y tangible las condiciones de opresión en la que viven los seres humanos bajo el modo de producción capitalista; así como propone avanzar a través de la práctica política revolucionaria, hacia la liberación de los pueblos de la pobreza, represión y enajenación del capital.

Negar la vigencia del marxismo es negar el instrumento teórico fundamental de la revolución socialista, es negar la lucha de clases, la realidad de la explotación del hombre por el hombre, es asumir que la pobreza, la dominación y la opresión de los hombres es inmanente a la realidad social, es negar la imperiosa necesidad de transformar el modo de producción capitalista con las relaciones sociales que lo sustentan. Negar el marxismo significa abrirle camino a la social democracia y al reformismo  que en el oportunismo, conformismo y cobardía plantean cambios lentos e insignificantes que no atentan contra los intereses de la burguesía nacional e internacional, cambios que no atentan contra la dominación del sistema. La social democracia ha demostrado históricamente que funge más como un aliado del capitalismo que como una propuesta de transformación real de las condiciones de vida de los oprimidos.  El reformismo es propio de aquellos “crédulos” que aún creen poder darle al capitalismo genocida un rostro humano…

Los grandes revolucionarios de la historia como Lenin, Trotsky, Gramsci, Mao, y de este lado del mundo, Fidel Castro, Mariategui y el Comandante Ernesto “Che” Guevara, asumieron el marxismo como instrumento de lucha teórica y práctica contra el capitalismo y su fase superior: el imperialismo.

Marxismo es sinónimo de socialismo, de lucha, de resistencia, de emancipación, es la voz plasmada de los pueblos del mundo que claman por la destrucción del sistema que se devora a la humanidad, que claman por la construcción de un mundo mejor y posible!

Trabajadores, oprimidos y explotados del mundo uníos…!

Maoly Morales.

 

Comentarios

15.jun.2009 01:57 pm
alejandro roque dijo:

me parece muy bien, temas como estos son los que se deberian discutir, mucha gente ignora esta idea o tal vez no,sin saber que el socialismo es la unica salida para un mundo mejor, donde enrialidad todos somos iguales!tambien deberian poner temas sobre las grandes catastrofes que causan el capitalismo que va desde la destruccion de las culturas hasta la explotacion de los recursos de la tierra sin limites, que los capitalista creen q no se va acabar jamas, es un tema largo esto, es una opinion de alguien q si cree en el socialismo del nuevo siglo como muchos!unido el proletaraido cambiaran el mundo! suerte camarada!

6.jul.2009 10:42 am
carlos rondon dijo:

el marxismo es la herramienta mas perfecta que han tenido los oprimidos,para tranformar la sociedad bueguesa en la cual estamos inmerso. el materialismo historico,el materialismo dialectico, la economia politica , nos enseñan y explican perfecta mente como el mundo atraves de los siglo han evolucionado atraves de la lucha de clases en nuestros paises

la cuestion del estado , la socializacion de los medios de produccion , la cultura socialista, son elementos basicos para comenzar a contruir el socialismo cientifico ,

debemos de estar claro qu el socialismo es cientifico , si no se cae en riesgo de caer en la utopia ,la socialdemocracia , el reformismo ,el chovinismo

17.jul.2009 03:18 pm
Camila Marcano dijo:

Muy contundente el artículo de la camarada Maoly Morales, sin duda alguna, es un mensaje muy importante para aquellos que, desde sus espacios de poder, intentan promover la conciliación de clases y el pacto con la burguesía punto-fijista o con la nueva burguesía. Con la guía del marxismo, instrumento de análisis crítico del capitalismo, debemos profundizar la Revolución. Es contradictorio que nuestro partido(PSUV) siga en un limbo ideologíco, que ayuda a la socialdemocracia, después de tanto tiempo, mientras tenemos jovenes tan bien formados como Morales…

 

Hacer un comentario.




Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten. Este sitio no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicación.

Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, este sitio se reservará el derecho de su publicación. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos.