19.mar.2010 / 11:29 am / 1 Comentario

Dura ha sido la discusión que se ha dado entre quienes defienden la propiedad privada a ultranza, sin especificar las situaciones, y quienes consideramos que hay bienes que pertenecen o que deben pertenecer a la colectividad. La defensa histórica de la propiedad ha sido la frase de que “lo que uno trabaja es de uno”, la contradicción a esta justificación la encontramos cuando una pequeña minoría se apropia del trabajo de los obreros del mundo convirtiéndolo en mercancía, intentando así amparar sus acciones y continuar diciéndonos que todo aquello que los pueblos trabajan también les pertenece porque su trabajo ha sido comprado. Es decir, lo que se trabaja ya no es de uno sino de aquel que compra nuestro trabajo, como diría Ali Primera “seguimos siendo esclavos”.

El tema de la propiedad privada ha sido llevado a extremos por la derecha del mundo, el sistema capitalista ha pretendido privatizar todo: la educación, la salud, la cultura, el agua, la energía, absolutamente todo lo que nos rodea, pero los pueblos del mundo estamos cada día más conscientes de que hay bienes que no le pertenecen a un individuo sino a la colectividad, que son de todos, como el agua, el aire, los alimentos, la salud, la educación y la tierra, entre otros.

Indiscutiblemente hay ciertas cosas como nuestro hogar, nuestros instrumentos de trabajo y muchos otras que nos pertenecen, pero no podemos confundir la propiedad de los bienes individuales con la propiedad de los medios de producción. Los medios de producción son aquellos que nos permiten generar los productos de bienes y consumo necesarios en toda sociedad, ejemplo de ellos son las industrias y la tierra, las cuales, en caso de que fuesen propiedad privada no permitirían a la colectividad satisfacer sus necesidades ya que no responderían a los intereses de las mayorías.

Hector Rodríguez Castro

http://hectorrodriguezcastro.blogspot.com/

 

Comentarios

23.mar.2010 09:33 am
candela dijo:

El capitalismo ha privatizado hasta el aire, espectro radioléctrico le llaman, suena a chiste pero es real. No es dificil convencer al pueblo de la necesidad de apropiarnos de los medios de produccion. En estos dias primero injusticia esta regalando un cd (malo por cierto) en donde unas comiquitas de obreros, vendedoras de verduras, madres, pueblo en fin, muestran a un chavez que nos quiere quitar hasta los hijos. Estas imágenes pegadas a los videos del comandante expropiando cadenas de supermercados, hoteles lujosos, etc. Todo acompañando la voz cantante Exprópiese! chamo que mal uso, que perversión de las teorías del montaje que parió lo mejor de la unión soviética. Y sobre todo qué falta de respeto a la inteligencia del pueblo. Repito, no es difícil desnudar estas matrices, estos tipos tienen a su servicio el rialero que se gasta en las mejores publicidades del mundo, todo el apoyo imperial para inventar verdades, y hacen vainas tan malas. Con un poco de creatividad y mucha voluntad nosotr@s desmontamos esta basura.
La tarea real, sigue siendo, para mí, inabordable. La tarea es terminar de una vez -después de tantos años- con las falsas necesidades de la gente, con los deseos inyectados por el capitalismo, con la creencia ridícula de que un paseo por el Sambil nos relaja de una semana de locura caraqueña. ¡con la acústica infernal que hay en ese lugar del demonio! a quién se le ocurre, a la gente? no creo…anoche me contaba un hombre común, sencillo, que tenía que gastarse (invertir!) casi 9 mil bolos. 9 MIL BOLOS! en un anillo de graduación para su hijo médico. Yendo de la indignación a la angustia, con las ganas de quitarle el chip a ese hombre sólo pude preguntarle ¿Por qué?. -¿Por qué qué? – ¿Por qué 9 mil bolos un anillo!
A lo que me respondió: ACA SE ACOSTUMBRA.(Y de paso con esas ganas de hacerme sentir habitante de otro planeta cuando sólo he vivido un par de husos horarios más allá y tantito así más al sur) y agregó: Y SE PORTO BIEN. El premio al buen hijo pues, la antítesis de aquellos premios morales que deseaba esa belleza de hombre y compatriota guevara. Que también era médico y venía de una familia bien acomodada que -quién sabe! hasta le regaló su anillo de graduación. Eso no lo sé, lo importante lo escribió la historia: cuáĺes fueron los premios profundamente humanos que buscó el che. Luego de dejar al hombre orgulloso de su hijo me fui pensando una certeza histórica y otra doméstica: durante 4 años venezuela se acostumbró a escoger entre adecos y copeyanos pensando que estaba eligiendo. Hasta que un día esa costumbre se le borró para siempre. El otro pensamiento fue para mi vieja, qué suerte que no me graduara! para ella y su escasa economía. Y por cierto no sé si lo del preciado anillo se acostumbrará en el sur del sur (es probable, estamos lejos sólo a veces). Volviendo a guevara y recordando a silvio: la medicina escasa, la más insuficiente, es la de remediar la mente.
Saludos compa! alguna idea de cómo abordar esta tarea?

 

Hacer un comentario.




Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten. Este sitio no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicación.

Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, este sitio se reservará el derecho de su publicación. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos.