25.jun.2014 / 10:51 am / Haga un comentario

Por: Ricardo Moreno

Oposición impotente y juventud irreverente

A propósito del anuncio realizado por el Presidente Obrero Nicolás Maduro, el 5 de este mes al cumplirse el primer aniversario de la Misión Jóvenes de la Patria, de promulgar una ley para el trabajo productivo de la juventud, la derecha venezolana, específicamente los líderes de Primero justicia, han planteado que ellos han sido los pioneros en este tema, al proponer en el año 2011, una propuesta de Ley para el Fomento del Primer Empleo ante la Asamblea Nacional, y como es costumbre utilizan todo su arsenal comunicacional desde redes sociales hasta propaganda en canales privados abrogándose tal logro.

Es por ello, que creemos pertinente hacer algunas reflexiones al respecto, que como siempre la impotente dirigencia opositora, carente de propuestas, se resigna ignorando u ocultando en sus planteamientos, que no es ésta ley para el trabajo productivo de la juventud, la primera iniciativa legal, que se propone por la fuerzas revolucionarias para darle reconocimiento al rol estratégico que debe asumir la juventud en el proceso de desarrollo del país.

Basta mencionar que en el artículo 79 la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, se elevó a rango constitucional el “derecho y el deber de la juventud de ser sujeto activo del proceso de desarrollo”, es que desde siempre estuvo en el pensamiento de nuestro Comandante Supremo Hugo Chávez y del movimiento revolucionario el protagonismo de la juventud venezolana como actor primordial en el proceso de refundación de la república que se inició con el proceso constituyente.

Esa disposición constitucional, fue el punto de llegada y de victoria para las juventudes irreverentes y rebeldes que fueron perseguidas, desaparecidas, torturadas y asesinadas durante la Cuarta República, y al mismo tiempo, representó el punto de salida, para las nuevas generaciones que como nunca antes tuvieron la posibilidad de desarrollarse libre y plenamente, es así como, se crea la Ley del Poder Popular de la Juventud, el Instituto Nacional del Poder Popular para la Juventud, y se transforma la política pública dirigida hacia la juventud, ampliando el acceso a la educación gratuita y de calidad en todos los niveles, masificando el deporte y la cultura, y promulgando leyes para el pueblo en las que el mayor beneficiario es la juventud, como la Ley Orgánica del Deporte, Ley Orgánica del Trabajo para los Trabajadores y las Trabajadoras, se crea también, un órgano rector del gobierno nacional de la política pública dirigida a la juventud, denominado Ministerio del Poder Popular para la Juventud, que a su vez es el ente articulador de la Misión Jóvenes de la Patria, y sus 6 ámbitos, organizativo, formativo, comunicacional, productivo, recreativo y preventivo, y por si fuera poco, se declara el 2014, año de la juventud al cumplirse 200 años de la Batalla de la Victoria.

Por último, es importante destacar que mientras la derecha presentaba en el 2011, una copia de las propuestas de ley para el fomento de primer empleo puestas en prácticas en otros países en América Latina, para legalizar la explotación de la mano de obra de la juventud, la gran mayoría de la juventud venezolana consciente se incorporó a los debates y discusiones de la Ley Orgánica del Trabajo de los Trabajadores y las Trabajadoras, entendiendo que la misma, garantiza la protección de los derechos laborales de todas y todos los venezolanos sin exclusión, y en especial de la juventud venezolana, toda vez que, Venezuela posee un pueblo joven ( la edad promedio es de 27 años, según censo del INE 2011), y son esas y esos jóvenes los que con su trabajo construyen la patria nueva, lo que conllevó a consagrar en éste importante instrumento legal una disposición que contempla expresamente el rol de la juventud trabajadora en el proceso social del trabajo y sus diferentes formas a lo que se destinan varios artículos.

Es por ello, que la propuesta que hoy debate la juventud, obrera, profesional, campesina, estudiante, cultora, deportista, a lo largo y ancho del país, no es la ley que buscará “emplear” a la juventud, como si ésta fuese una juventud ociosa o inútil, de acuerdo a la concepción tradicional de los partidos de derecha que ven en la juventud un problema para la sociedad (Véase la Ley de Vagos y Maleantes promulgada en las décadas del puntofijismo), sino más bien, una propuesta de ley que deviene de la convicción de que la juventud venezolana es la fuente inagotable para la creación transformadora de la sociedad nueva, y que merece elevarla a su justo lugar ante la historia, siendo éste el llamado que nos hace el Presidente Obrero, Nicolás Maduro, a convertirnos con esta nueva herramienta legal, en la verdadera fuerza motriz del desarrollo productivo del país, enterrando de una vez por todas el modelo capitalista, corrupto, rentista petrolero, y estructurando el nuevo modelo ético, diversificado, y justo de producción socialista del país, que garantizará la suprema felicidad social.

 

Hacer un comentario.




Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten. Este sitio no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicación.

Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, este sitio se reservará el derecho de su publicación. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos.