15.nov.2012 / 10:44 am / Haga un comentario

Por: Héctor Rodríguez Castro

hector@psuv.org.ve @hectorodriguez

El 7 de octubre se confrontaron dos modelos políticos diametralmente opuestos. Por un lado teníamos un candidato que claramente representaba los intereses de la burguesía y, en contraposición, teníamos un candidato que con toda franqueza dijo a los electores que, de ganar, trabajaría para construir el socialismo. El pueblo mayoritariamente eligió la construcción de una sociedad socialista. Ahora el presidente electo debe presentar ante la Asamblea Nacional su propuesta de gobierno, para que ésta sea aprobada como Plan de la Nación del próximo período constitucional. En función de cumplir con el principio constitucional de la democracia participativa y protagónica, el presidente Chávez ha convocado a todo el país, incluso al que se opuso a su propuesta, a debatir en un proceso constituyente para la elaboración de este plan. La convocatoria debe ser amplia para incluir a la mayor diversidad de sectores de la vida nacional. Para llevar este proceso constituyente adelante se han planteado algunas líneas de acción, entre las que destacan: el papel de nuestra militancia, que de forma organizada debe ser el principal motivador y difusor del programa de gobierno; la amplia ofensiva en la batalla de ideas que debemos dar con la ciudanía en este proceso; y generar el necesario empoderamiento popular en la elaboración, ejecución y control del plan de gobierno. El proceso constituyente tendrá varias fases. La fase de lanzamiento y despliegue, que activará una convocatoria masiva a todos los sectores que quieran debatir el plan, la fase de debate y discusión, que se desarrollará mediante asambleas, puntos de discusión, buzones para recoger propuestas, especios abiertos para la discusión y debates en la web. Posteriormente se pondrán en práctica las fases de compilación, sistematización y presentación de resultados. Para facilitar el debate son primordiales los principios de unidad de nuestro pueblo, el respeto mutuo, la crítica y la autocrítica, la honestidad en el debate, la tolerancia a las distintas posturas, la libertad para la discusión, el respeto a los acuerdos y la paciencia para permitir que todos los actores se expresen. Los sectores que le tienen miedo a la democracia y a la discusión ya han salido a criticar este proceso, sin embargo, seguro estoy de que la gran mayoría de los venezolanos queremos intervenir en esta construcción colectiva, y para ello participaremos en este valioso proceso de ejercicio de democracia.

 

Hacer un comentario.




Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten. Este sitio no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicación.

Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, este sitio se reservará el derecho de su publicación. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos.