19.feb.2012 / 08:54 pm / Haga un comentario

Comentario # 128 hecho por Lea Grytun, New Cork 24-09-2011al escrito ¿Comunidad judía o colonia judía? De Raúl Alvarado S.

Ese imperio USA Isrrael (sic), nunca caerán (sic) señores de izquierda.

Vean lo escribo con mi sangre, nunca caerá y uds se desgastarán esperando y esperando hasta llegar a viejos

(Subrayas y negrillas agregadas por DBP)

PRECISIONES SOBRE EL SIONISMO

Darío Botero Pérez

20110930

Aunque la Biblia ha trascendido al pueblo judío, no hay dudas de que en ella se narra la historia de la creación del Mundo, la Vida y la Humanidad desde el punto de vista de los israelitas descendientes de Jacob quien, al cambiar su nombre original por “Israel”, les proporcionó gentilicios a sus descendientes (israelitas entonces, israelíes ahora).

Se entiende que su megalomanía los lleve a considerar que el origen de los demás mortales no interesa a efectos de sostener su fe.  Aunque la desmesura de tal actitud es pasmosa, es propia de las teocracias más aterradoras sufridas por los pueblos a través de la Historia y que la civilización moderna consideraba superadas, pues son vistas como expresiones típicas de pueblos primitivos.

Por tanto, aunque se entienda su actitud fundamentalista, es imposible compartir sus delirios de trogloditas, que los hacen considerar que el origen, la Vida y hasta la dignidad de los demás mortales no interesan, mientras alimentan sus obsesiones apocalípticas orientadas a sacrificar a las mayorías para satisfacer las aberraciones de Jehová.

De todos modos, es obvio que la Humanidad existía al margen y, posiblemente, antes de las teorías fundacionales de los judíos con su creación de Adán y Eva para habitar el Paraíso que les construyó Yahvé (no se alarme, es el mismo Jehová, Celoso o Adonai,  pues se trata de un pueblo monoteísta que le asigna múltiples nombres a su único verdugo escatológico, aunque no se atreve a llamarlo Dios).

Esa despreciada gente, que no cuenta para el “pueblo elegido”, le permitió a Caín reproducirse, sin caer en el incesto y derrotando la castidad, después de haber sido expulsado del Edén a causa del asesinato de su hermano Abel.

Desde luego, los descendientes de Caín pueden haber sobrevivido y hacer parte de los muchos condenados actualmente al exterminio por los descendientes de Abraham.

Supongo que nadie negará que esto es lo que dice la Biblia, aunque a los sionistas no les convenga que se tome en cuenta para evitarse bochornos y seguir posando de humanos primigenios y hasta de grandes sabios, como los consideran en Corea del Sur, donde el Talmud es más popular que en Israel, pues suponen que de allí extraen los judíos lo que estos coreanos califican de sabiduría superior. (Ver anexo “¿Comunidad judía o colonia judía?”, comentario 141 | I.Pek Londres 25-09-2011)

Dada la naturaleza humana, llena -según el rey Salomón, el multimillonario hijo del rey David, el que mató a Goliat- de vanidades, los sionistas prefieren seguir alimentando el mito de la presunta grandeza de los judíos, que los convierte en el centro del universo.

Así siguen creyéndose aunque ya es innegable (gracias a las teorías de algunos judíos preclaros, entre otros humanos lúcidos y decentes) que la Tierra es un punto sin importancia en el vasto espacio sideral, de modo que es absurdo sostener que la creación se hizo en su beneficio, poniéndolos a ellos como centro de todo y amos de todas las criaturas, incluyendo a los demás humanos.

Como es obvio su error, los fundamentalistas más extremos prefieren rechazar la ciencia para seguir sosteniéndose en sus creencias, actuando contra la Vida y su dignidad.

Es mayor el terror que les inspira su arbitrario y genocida dios.  Están suficientemente persuadidos de que “Jehová, cuyo nombre es Celoso, es un Dios celoso” (Ex. 34.14), de modo que prefieren no darle motivos de enojo.

Si no cumplen la voluntad de Yahvé, tan aficionado al aroma de la carne asada, no dudan de que hará roast-beef con todos.  Por eso prefieren darle gusto destruyendo el Mundo para que Adonai realice su prometido Juicio Universal, pues están convencidos de que ya llegó la hora de efectuarlo.

Así piensan los fundamentalistas sionistas, resueltos a conservar sus privilegios levíticos que, desde la salida de Egipto, les permiten vivir como dioses alimentando la alienación religiosa en el díscolo pueblo descendiente de Jacob.

En cambio, los sionistas ateos (como la rusa Ayn Rand, inspiradora del Neoliberalismo) son más pragmáticos en sus determinaciones apocalípticas.  No le temen a Yahvé sino a perder sus privilegios de potentados inescrupulosos empeñados en la destrucción del Mundo; o de sabios superiores (según ellos mismos y los surcoreanos, repito, pues la afirmación es objetivamente ridícula y deleznable).

Pero, sobre todo, no están dispuestos a dejar de actuar como amos de la economía a través de su monopolio de las finanzas en todo el Mundo, ya sea directamente con sus propios bancos y la manipulación de las bolsas de valores, o a través de las agencias multilaterales de crédito (como FMI, BM, BID, BCE).  Aunque aparecen como neutras, realmente están creando las condiciones para arruinar los países, buscando justificar su entrega a los potentados banqueros que insisten en convertirlos en sus propiedades particulares.

De esta forma condenan, a los habitantes despojados, al hambre y la esclavitud, en caso de que no sea total la planeada extinción resultante de la guerra mundial que se empeñan en desatar para no pagar las consecuencias de la crisis definitiva que han causado.

Sin duda, son desmesurados embaucadores que los despojados con argucias (como las encarnadas en las revoluciones burguesas y sus imitaciones piramidales y consumistas), una vez recuperados el amor propio, la dignidad y la soberanía personal, tenemos que despojar de su artificial grandeza, tanto como de las riquezas y el poder que han monopolizado luego de arrebatárnoslos con la complicidad de los más viles.

Llegados a este punto, conviene recordar el Diluvio Universal que, según parece, atendiendo leyendas de otros pueblos, fue real, de modo que se puede aceptar (para evitar discusiones bizantinas, al menos) que del género humano sólo sobrevivieron Noé y su parentela (hijos, hijas, nueras, yernos, nietos y nietas).

Los animales que salvó en su enorme barca, más los acuáticos que ni cuenta se dieron de la catástrofe, se encargaron de que esa Vida de las especies que Yahvé creó para complacer a Adán, a su compañera y a sus descendientes, tampoco desapareciera totalmente.

Gracias al noble patriarca, sus tres hijos, Sem, Cam y Jafet, pudieron reproducirse a su antojo, hasta llegar a ser los más de siete mil millones actuales, si aceptamos que Noé es mucho más creíble como origen de la Humanidad post-diluviana, que Adán como padre de toda la especie a partir de la creación del Mundo por el dios judío.

Dando por ciertos los episodios históricos narrados en la Biblia -aunque naturalmente sesgados a favor del pueblo que la recopiló y la redactó a partir de la sabiduría de los más respetables pueblos antiguos, que aprendieron en sus, al menos, 400 años de esclavitud en Egipto-, conviene saber que los camitas y los jafetitas serían ajenos a esa religión calificada de semita.

Inclusive, la mayoría de los semitas también lo son, al menos los de las siete generaciones descendientes de Sem pero anteriores a Taré, el padre de Abraham, que no ostentaban la condición de primogénitos.

Y eso es un gentío enorme, muy superior al que Yahvé les prometió a Abraham; a su hijo mayor, Ismael, el verdadero primogénito engendrado con la esclava Agar; y a Isaac, el que engendró con Sarai y resultó padre del fundador de la religión judía, Jacob o Israel.

Como se ve, muchos descendientes de Sem no tienen nada que ver con la religión del “pueblo elegido”. Y hasta pueden ser nuestros propios ancestros, en caso de que no lo sean Cam o Jafet.

En consecuencia, se exceden al promover el antisemitismo quienes atacan a esa excluyente religión que a todos nos desprecia y busca extinguirnos, no sólo a los palestinos.

Cuando más, deberían ser anti-israelitas, aunque -como no son sionistas todos los israelíes que se dicen descendientes de Jacob y ocupan el Estado de Israel, ni, tampoco, todos los sionistas habitan la tierra de los palestinos- lo realmente preciso es el antisionismo.

Obviamente, esa ideología religiosa, realmente estructurada por Moisés, un presunto descendiente de alguno de los hijos de Jacob esclavos en Egipto, es la que amenaza y está acabando con el Mundo y la Humanidad.

Por fortuna, como Jacob claramente es un impostor que, aliado con su madre mutua, le robó a Esaú su progenitura, los creyentes tienen la esperanza de que se cumpla la bendición de Isaac a su verdadero primogénito, a saber: “De tu espada vivirás y a tu hermano servirás; pero cuado te fortalezcas sacudirás su yugo de tu cerviz” (Gn. 27.40)

De carambola, posiblemente, de que se cumpla esa última profecía o bendición depende que los gentiles podamos construir una sociedad Global Democrática, en vez de caer víctimas del exterminio que los descendientes de Jacob se empeñan en adelantar.

Por tanto, la desmesura sionista a todos nos afecta, de modo que a todos nos corresponde derrotarla.

En el momento, la batalla es por el reconocimiento del Estado de Palestina. ¿Ganará Netanyahu? O sea, ¿perderán la Humanidad, la biosfera y la Vida?

Depende de ti unido a todos los que despierten, si es que tú despiertas y actúas como los indignados que están construyendo el nuevo modelo social a partir de sus deseos legítimos por vivir como humanos tolerantes, inteligentes y dignos de todas las consideraciones. Para lograrlo es indispensable derrotar, en todo el mundo, país por país, a los potentados de todos los pelambres.  Por eso hacen falta mayorías decididas al cambio.

Los enemigos comunes son subhumanos psicópatas y, por tanto, insensibles, que viven como dioses a costa del sufrimiento del resto de miembros de la especie que sojuzgan y envilecen

¡Y los estamos derrotando!

Tenemos que tener presente que, de todo corazón, los sionistas están convencidos de que son la luz del Mundo, de modo que es imposible que renuncien a su misión de pueblo elegido dispuesto a arrasar con todo.

O sea, evitar el Fin del Mundo es asunto de todos los que entiendan la irreductible e inminente amenaza sionista para la Vida.

Testimonios legítimos

Como nuestra arma es la Verdad -que nos hará libres para frustración de los impostores eternos-, transcribo tres comentarios del anexo del que tomé el epígrafe, para que se conozca lo que afirman espontáneamente dos judíos típicos, tanto como la prudencia de un librepensador que, de pronto, hasta ateo será.

La intención es evitar caer en los recursos de la descalificación, de la  tergiversación o de la calumnia, que se le aplican al contradictor para desacreditarlo, cuando no es que meramente se le insulta o se le reprime, sin aportar ningún argumento racional, en base a puros dogmas indudables para el limitado creyente.

En el caso del recurso al insulto, sólo se expresa el dolor que produce la verdad. Quien insulta para rebatir, se siente o es impotente para defenderse racionalmente

Procede movido por la ira, exacerbada por la incapacidad de vengarse del igualado que se ha atrevido a pensar por su cuenta y contra lo prescrito por los medios de desinformación masiva al servicio de las sociedades jerárquicas, en todos los países.

Estos tres comentarios serán botones que habrán de ayudarnos a ilustrar lo dicho.

“37 | Moises Fachler Grunspan 20-09-2011

Señor Moderador de éste foro: un pedido sincero respetuoso asi como vehemente. Hay una cultura muy arraigada en Costa Rica y en muchos Países de utilizar el “anónimo” para esconderse tras ese “alias”, sin dar la cara para que podamos identificar las personas que escriben y saber de dónde vienen actitudes judeofóbicas bajándole el nivel de discusión a éste foro. Un ejemplo es: “Alá los confunda” y “vamos a ver“. El pueblo Judío se ha caracterizado a través de 5777 años de traer LUZ a los pueblos y compartir esa LUZ con todos. No puedo aceptar, y lo digo con respeto pero con vehemencia , que el señor Moderador acepte anónimos que nos pone a una parte a discutir con fantasmas por lo que le solicito solo acepte publicar aquí quien se identifique con su nombre y sus dos apellidos, de lo contrario la lucha de esclarecimiento que libro, se vuelve pena , injuriante y difamante. Yo utilizaré a partir de ahora mis lo hacen dos apellidos. No tengo nada que ocultar como los Yihadistas y los Islamistas de Hamás y Hezbolah y sus acólitos y hasta prosélitos en Costa Rica.Bajo mis ropas no hay bombas ocultas para masacrar inocentes a cambio de 15 vírgenes en el Paraiso. Esa visceralidad violenta de ocultarse detrás de un anónimo solo produce impotencia y frustración. Le ruego tomar nota de mi pedido que le dará sin lugar a dudas, mayor nivel y credibilidad a ésta discusión. Agradecido me despido”

La convicción de que nos han traído la luz, “a través de 5777 años” es irreductible.

Pero, de ninguna manera podemos tolerarles la intención de impedir que la gente ejerza su derecho a opinar sin temor a represalias, que los judíos tienen todos los medios de tomar prácticamente contra cualquier ciudadano, aunque no sea sino bloqueándolo financieramente.

De ahí que sea tan importante poder optar por el anonimato, para denunciar y opinar sin consecuencias perjudiciales para quien lo haga.  Para nadie es un secreto que el anonimato es una manera de evitar que los potentados destruyan las vidas de quienes se atreven a criticarlos.

Quien diga la Verdad sobre sus andanzas y el verdadero sentido de sus creencias, corre el riesgo de caer en el ostracismo social impuesto por el sionismo internacional.

Realmente, aunque las irreverencias le dan colorido al debate, y los insultos lo reducen argumentativamente, lo importante es lo que se dice, las denuncias que se hacen, los argumentos con los que se defienden las ideas y la veracidad de los hechos en que se apoyan.

O sea, un requisito elemental para adelantar una discusión civilizada es rechazar el uso del dogmatismo que induce a algunos a sentirse superiores y dueños de la incuestionable Verdad.

Dicen poseerla, pero no lo pueden demostrar, pues la sarta de incoherencias propias de cualquier discurso religión riñe, por definición, con la razón, además de que suele acomodar los hecho para favorecerse con su versión oficial.

Basarse en la razón es algo imposible para los dogmáticos movidos por la fe. En ella insisten, así sus creencias contradigan los hechos y sean evidentemente absurdas, como eso de que los judíos son una bendición para el Mundo, o cosas de ese estilo, a las que son tan aficionadas las intolerantes religiones monoteístas, bastante retrasadas respecto a culturas realmente antiguas y sabias, como el hinduismo y el budismo.

No obstante, éstos tampoco pueden presidir la sociedad laica y global que estamos construyendo democráticamente, con total libertad e igualdad, sin verdades intocables pero exigiendo el mayor respeto por las personas aunque cualquier cosa que afirmen sea objeto de crítica, si vale la pena tenerla en cuenta porque aporta alguna luz argumentativa a cambio de la oscuridad del dogma cegador.

El origen de lo expresado en la discusión pública, abierta y libre, que nos permitirá hallar el camino común de la liberación, es relativamente insignificante.

Aunque los derechos de autor que tanto impulsa el Neoliberalismo pueden inducir a algunos a identificarse para reclamar paternidad por sus ideas, o si optan por hacerlo por otra razón cualquiera, lo cierto es que para discutir no es necesario medirle el aceite al otro, ni siquiera conocerlo o estar seguro de su existencia. sino examinar lo que expone.

O sea. Lo importante es lo que se expone, independientemente de su fuente.

De lo que se trata es de fomentar la lluvia de ideas, sin complejos ni restricciones arbitrarias.

Se espera que estén lo mejor sustentadas posible, para poderlas examinar, identificando los intereses que favorecen y los que perjudican, tanto como su viabilidad, pertinencia y conveniencia, a fin de adoptarlas o de rechazarlas.

Esto se decidirá mediante la participación libre de toda la ciudadanía interesada. Se procederá rechazando los mitos de la democracia representativa; sin atender los prejuicios, formalismos y formulismos propios de las sociedades jerárquicas. Atacando directamente los del deplorable y mortífero Neoliberalismo con sus Ph.D, expertos encargados de todo lo público que las masas ignorantes no entienden, de modo que jamás podrían asumirlo, (¡como lo están haciendo!) a pesar de que las afecta y tienen sensibilidad y cerebro.

Sin duda, la sociedad horizontal, global y realmente democrática, recién nacida, es una novedad absolutamente insólita y comprensiblemente inaceptable para quienes están acostumbrados a suplantar a los ciudadanos para despojarlos de sus bienes y de sus vidas,

Pero, si observan, los potentados inescrupulosos y piadosos, aprenderán y entenderán que ya su tiempo se acabó y que la Humanidad, en vez de seguir matándose mutuamente para que Bush no pierda su buen humor, ha resuelto recuperar el poder y la riqueza para todos, acabando con los jerarcas de todos los pelambres a todos los niveles, otorgándole el monopolio de la autoridad al colectivo adecuado para ejercerla al nivel y cuando corresponda.

¡Adiós déspotas y potentados!  ¡Ya sus sepulturas están listas! ¡Y cada vez aparecen más sepultureros dispuestos a inhumarlos!

“84 | Lea Grytun, New York22-09-2011

Me parece que quien escribió con el seudónimo de Literatura, resulta irreverente, irrespetuoso el comentario. Pregunto: ha leído el Talmud. El pueblo judío, pues no es una etnia, es un Pueblo, revisar sus asuntos de sociología, es un libro que se ha preservado por miles de miles años y ha servido como LUZ al desarrollo humano. Porqué denigrarlo así, de verdad es una agresión antisemítica frontal ese comentario y estoy difundiendo a mis amigos todos profesores Universitarios en USA, por internet ésta página, como un claro ejemplo de manifestaciones antisemíticas graves necesarias de estudio y de enfrentarlas como debe ser. Agradezco la publicación de mi comentario”

El grave pecado de opinión que da lugar a la ira santa del señor Gryunt es el siguiente comentario, tan lapidario:

“82 | Literatura21-09-2011

Me gustan mas las mil y una noches que el talmud “

Aunque las Mil y una Noches también es un libro de sabiduría, que recoge hechos extraordinarios narrados con humor, para un fundamentalista cualquier comparación de sus textos sagrados con lo que sea, es un sacrilegio.

Es innegable a la luz de los seres represivos, invadidos por la fe y por el miedo a los castigos del altísimo, atreverse a preguntarse por la fortaleza,  la validez y el ecumenismo, arrasador, atemporal pero eterno, de las teorías de  quienes defienden la LUZ que brinda el Talmud al desarrollo humano.  Quizás sea pura represión para la mayor gloria de Jehová, el Creador de los judíos.

Para evitar que los no creyentes lo manipulen y desestimen, comportándose como seres ruines e involucionados, indignos de su Creador, los creyentes fundamentalistas se han propuesto reducir la población en un 95%.

Consideran que es para la mayor gloria de dios. Constituiría un triunfo de sus huestes buenas, aunque un poco asesinas y despiadadas con quienes no comparten su notable sabiduría, tan superior y suficiente para lamentar vivir en este Valle de Lágrimas.

No deja de ser clara la semejanza de la reacción sionista con la de los fundamentalistas musulmanes, resueltos a matar a quien se burle del profeta o de Alá.

Y son esos personajes primitivos quienes insisten en que son la luz del Mundo, aunque se esmeran en acabarlo con todos sus contenidos.

¿Será cinismo, sionismo o incurable estupidez disfrazada de suprema sabiduría adquirida en el Talmud?

Mientras lo dilucidamos, ¡qué vivan Alá con su profeta Maoma; Moisés con su Adonai, y Jesús con su Padre!  Son las intocables encarnaciones de dios en beneficio de la perversa especie humana que, mediante las enseñanzas de esos maestros, puede deshacerse de los perversos que han errado el camino de la salvación, como los de Sodoma y Gomorra, entre tantos pueblos arrasados durante más de cinco mil años por el sionismo intolerante, irreductiblemente dogmático y vengativo, que se ufana de sus crímenes.

Para los fundamentalistas puros, quienes no respeten a su dios son indignos de vivir, según lo aseguran los ministros de esas tres religiones tan posesivas, intolerantes y resueltas a acabar con todo para satisfacción de su respectivamente íngrima divinidad.

Para sus ministros y demás creyentes de los ritos con que conmueven las almas simples y timoratas o, simplemente, codiciosas y megalómanas, los demás no tienen derecho a la existencia, como lo sabe de sobra cualquiera que tenga verdadera fe y no se limite a fingirla para salvar el pellejo, como hacen tantos impostores para vivir bien.
2011-09-30

ANEXOS:
¿Comunidad judía o colonia judía?
Construcción de mil 100 viviendas en la colonia Gilo

 

Hacer un comentario.




Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten. Este sitio no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicación.

Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, este sitio se reservará el derecho de su publicación. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos.