Internacionales

5.sep.2009 / 02:48 pm / Haga un comentario

Telesur.- Benjamin Lewis, ex combatiente estadounidense y presidente de la Organización de Veteranos de Irak contra la guerra en Oregon (noroeste) y su compañero, Joshua Simpson, presidente de la Organización Veteranos de Irak contra la guerra en el Fuerte Lewis, indicaron que en Estados Unidos existe una política bipartidista, por lo que la única alternativa de cambio es mediante una revolución. Los “votos no van a cambiar nada”, afirman.

En entrevista exclusiva al sitio en Internet de teleSUR, los uniformados explicaron que tal hecho se evidenció una vez más en los últimos comicios. “Con la elección del presidente Barack Obama, mucha gente lamentablemente se está desilusionando al no ver los cambios que esperaban”, afirmó Joshua Simpson.

Lewis fue en dos oportunidades a Irak como miembro de las tropas de invasión estadounidenses y actualmente está resistiendo una orden de la marina para ser enviado una vez más a combatir en contra de su voluntad.

Simpson, fue agente de inteligencia para las Fuerzas Armadas estadounidenses por seis años, combatió en Mosul, Irak, de septiembre de 2004 a septiembre de 2005. Dejó las Fuerzas Armadas en noviembre del 2007, después de haber sido informado que regresaría a Irak por segunda vez.

Ambos como ex combatientes, insisten en que “nadie puede ganar a través de una ocupación militar”.

Simpson relató que en EE.UU. “tenemos un grupo de solados, como mi compañero y como yo, que nos resistimos a combatir allá, también hay un grupo de solados que se rehúsan y se ponen a discutir cosas como los efectos del imperialismo”.

La invasión estadounidense a Irak inició el 20 de marzo de 2003. La Organización No Gubernamental Body Count, aseguró en marzo de este año, al cumplirse un aniversario más de la ocupación, que durante el conflicto cerca de 91 mil iraquíes han perdido la vida.

A continuación, se presenta una entrevista en la que estos dos estadounidenses comparten un poco de sus experiencias en combate y muestran parte de la realidad de lo que se vive en las tierras ocupadas.

- ¿Cuáles son los motivos por los que se resisten a volver a combatir?

BJ: Eso es una pregunta muy dura, hay muchas razones, por lo cual, es difícil dar una respuesta. En primer lugar tengo que decirte que lo que se nos había dicho antes de ir y lo que luego estábamos haciendo en el terreno era una cosa completamente distinta.

Además a nosotros se nos dijo inicialmente que teníamos objetivos de proporcionar ayuda humanitaria pero incluso las mismas órdenes que teníamos impedían que lleváramos a cabo este tipo de trabajo.

Particularmente, en mi segunda ida a Irak, trabajé en una unidad vehicular que se encargaba de hacer controles de seguridad, incluso teníamos allí personal del FBI (Buró Federal de Investigación, en inglés Federal Bureau of Investigation) llevando a cabo la verificación y acreditación de personas que podían ingresar al área de Faluya, entonces me sentí muy mal porque básicamente hacíamos una labor fascista, osea hacíamos los mismo que hacían los nazis durante la segunda guerra mundial.

JS: Mira en primer lugar quisiera decirte que una vez que ya se está en el terreno, las cosas que hacíamos no tenían justificación, es decir, llevamos a cabo detenciones sin razón alguna, podíamos detener gente simplemente porque tuviera alguna apariencia sospechosa o a mitad de la noche romper la puerta de alguien para una verificación.

Un ejemplo, en un país libre, no se supone que tu veas cosas de este tipo, entonces nosotros arrestábamos gente simplemente por exhibir propaganda en contra de la ocupación estadounidense en Irak.

- ¿A propósito de que usted menciona con énfasis la frase “un país libre”, creen ustedes posible una revolución en Estados Unidos (EE.UU.) que acabe con las concepciones guerreristas?

JS: Yo creo que en EE.UU. desafortunadamente la mayoría de los ciudadanos están un poco embelesados por los privilegios que te da ser ciudadano de una nación imperialista. En ese sentido debo decirte que los estándares de vida en EE.UU, como nación imperialista, son muy altos, y la mayoría de los ciudadanos o ignoran este hecho o se hacen los locos.

Pero bueno, no todo es malo, incluso dentro de las cosas importantes que hay que resaltar, además de ese lamentable hecho de las bases militares de EE.UU. en Colombia, es que tenemos un grupo de solados como mi compañero y como yo que nos resistimos a combatir allá, también hay un grupo de solados que se rehúsan y se ponen a discutir cosas como los efectos del imperialismo.

Y bueno en este momento somos muy pocos, pero igual como pasó en Vietnan, ya empezamos a ver las cicatrices de la guerra y cada vez más y más gente se va a rehusar a involucrarse en este conflicto.

En cuanto a la revolución debo decirte, mira, ahorita con la elección del presidente Barack Obama, mucha gente lamentablemente se está desilusionando al no ver los cambios que esperaban.

No tengo miedo de afirmar esto, de hecho creo firmemente que la única forma de cambiar las cosas en Estados Unidos es a través de una revolución, porque lamentablemente debo decirte que, como vimos en esta última experiencia, los votos no van a cambiar nada.

- ¿Si no es a través de los votos, de qué manera cree usted que puede impulsarse esa revolución?

JS: Es una pregunta muy dura y por supuesto que todos quisiéramos ver una evolución pacífica de las cosas.

Hay mucha gente en EE.UU que se opone a políticas gubernamentales, que se opone a la ocupación, que espera tener un sistema de salud accesible y decente, de hecho incluso mucha gente tiene una idea de lo buena que serían políticas similares a un socialismo en muchos aspectos, lo que pasa es que lamentablemente nosotros ahorita estamos viviendo una realidad que ustedes vivieron durante la llamada Cuarta República, es decir una política bipartidista, tienes por un lado demócratas, por otro lado republicanos y son al final lo mismo.

BJ: Y eso persiste en la actual estructura gubernamental.

- ¿Qué le dejó la guerra a su país y a cada unos de ustedes, de manera particular?

BJ: Lo que te puedo decir es que nosotros debemos compartir todas estas vivencias y todas estas historias con nuestros conciudadanos en EE.UU. y además con todo el que quiera escucharlas, para evitar futuras escaladas de violencia, futuros conflictos como éste.

Con la ayuda de Dios, yo creo que la verdad se va a imponer

JS: Y lo que debo decir finalmente es que nadie puede ganar a través de una ocupación militar. No pudieron ganar los nazis cuando invadieron a Francia, de igual manera nosotros no podemos ganar una supuesta guerra ocupando el territorio de Irak.

Luinés Daniela Sánchez / MM

 

Hacer un comentario.




Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten. Este sitio no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicación.

Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, este sitio se reservará el derecho de su publicación. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos.