Juventud / Nacionales

8.dic.2014 / 06:04 am / Haga un comentario

Chávez-vive-600x350Prensa PSUV.- El 8 de diciembre de 2012, el Comandante Supremo Hugo Chávez pronunció por última vez un discurso al país, el cual dejó una huella imborrable en el corazón de todos los y las patriotas por aquellas palabras conmovedoras que expresaban su grandesa, su condición de revolucionario, estadista y humanista. Desde allí, orientó cual profeta y político a todo el pueblo venezolano, en un momento tan difícil para toda la Patria: “mi opinión firme, plena como la luna llena, irrevocable, absoluta, total, es que ustedes elijan a Nicolás Maduro como presidente de la República Bolivariana de Venezuela. Yo se los pido desde mi corazón”, orientación que el pueblo cumplió con lealtad.

 Un discurso doloroso para muchos revolucionarios y revolucionarias en Venezuela y en cualquier rincón de este mundo, para quienes acompañaron y sufrieron la terrible enfermedad del Comandante Hugo Chávez, pero también fue un discurso de moral y de batalla, que ha señalado el camino a lo largo de todos estos meses y marcará rumbo de los próximos años de lucha política en la transición hacia el Socialismo.

“Uno siempre ha vivido de milagro en milagro”

 En el marco de una compleja enfermedad como el cáncer, después de distintos, largos y rigurosos tratamientos médicos , durante dos años, en los que no dejó de cumplir sus responsabilidades como Primer Mandatario de la república y asumió una intensa campaña electoral, en la que recorrió, sin parar en dos meses, todos los rincones de la Patria, para resultar victorioso de manera contundente el 7 de octubre de 2012; el Comandante Supremo Hugo Chávez, comunica a todo el país, la difícil noticia de que su enfermedad ha reincidido:

 “Bueno, yo decidí venir, haciendo un esfuerzo adicional en verdad, porque bueno los dolores son de alguna importancia ¿no? Pero, bueno, con el tratamiento, calmantes, estamos en una fase preoperatoria, preparando todo. Yo necesito, debo retornar a La Habana mañana, así que aquí tengo la carta de solicitud a la Asamblea Nacional, al presidente aquí presente, el compañero Diosdado Cabello, voy aprovechar para firmarla de una vez, para que por favor la soberana Asamblea Nacional me autorice a ausentarme ahora —aquí está explicado— con el objetivo de la nueva intervención quirúrgica”.

 Con firmeza y total sinceridad, con la transparencia que siempre lo caracterizó al trasmitir las noticias más difíciles, con plena seguridad de la madurez del pueblo, el Comandante Chávez continuó diciendo:

“Hago entrega de la solicitud, señor Presidente, para ir a enfrentar esta nueva batalla. Con el favor de Dios, como en las ocasiones anteriores, saldremos victoriosos, saldremos adelante. Tengo plena fe en ello, y bueno como hace tiempo estoy aferrado [besa a Cristo] a Cristo, el Cristo… Uno siempre ha vivido de milagro en milagro, siempre he dicho yo. Llegamos al 4 de febrero como de milagro”.

 “Fue como de milagro el 11 de abril, 12 de abril, 13 de abril; eso fue como un milagro, fue un milagro. Yo sigo aferrado a ese milagro”.

 Unidad, unidad, unidad, esa debe ser nuestra divisa

 En esta alocución el Comandante Chávez hizo un balance de las fortalezas de la Revolución alcanzadas durante tantos años de lucha, entre las que resaltó la unidad del pueblo, la unidad de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana, la concreción de un liderazgo colectivo; elementos que permitirían mantener la estabilidad política del país y la continuidad de la Revolución Bolivariana en los próximos años, para hacer frente a los ataques permanentes del imperialismo norteamericano a través de sus lacayos en Venezuela (la burguesía local y la derecha fascista):

“Venezuela ya hoy no es la misma de hace veinte años, de hace cuarenta años. No, no, no. Tenemos un pueblo, tenemos una Fuerza Armada, la unidad nacional. Si en algo debo insistir en este nuevo escenario, en esta nueva batalla, en este nuevo trance —diría un llanero por allá— bueno es en fortalecer la unidad nacional, la unidad de todas las fuerzas populares, la unidad de todas las fuerzas revolucionarias, la unidad de toda la Fuerza Armada, mis queridos soldados, camaradas, compañeros; (…) Digo porque los adversarios, los enemigos del país no descasan ni descansarán en la intriga, en tratar de dividir, y sobre todo aprovechando circunstancias como estas, pues”.

 “Entonces, ¿cuál es nuestra respuesta? Unidad, unidad y más unidad. ¡Esa debe ser nuestra divisa!”.

“El Partido Socialista Unido de Venezuela, los partidos aliados, el Gran Polo Patriótico, las corrientes populares revolucionarias, las corrientes nacionalistas. ¡Unidad, unidad, unidad! ¡Unidad!”

 Liderazgo colectivo

 “Afortunadamente esta Revolución no depende de un hombre, hemos pasado etapas nosotros y hoy tenemos un liderazgo colectivo que se ha desplegado por todas partes, a mí me ha dado mucho gusto en estas horas desde nuestra llegada ayer al amanecer casi ya y bueno desde La Habana en los últimos diez días casi, verificar, constatar -una vez más- ese liderazgo colectivo…”.

 Explicaba el Comandante Chávez, resaltando la capacidad y trabajo unificado de la dirección de la Revolución, equipo encargado, junto al pueblo organizado, de continuar y profundizar la construcción de una Patria Socialista.

 “Andan desplegados nuestros líderes, nuestros cuadros, hombres, mujeres con un gran fervor patrio y yo les felicito…”

 Patria querida

 En un momento emotivo del discurso el Comandante Hugo Chávez destacó que el más preciado bien que hemos rescatado es la Patria, recordando a Bolívar y a todas aquellas y aquellos patriotas que entregaron su vida durante más de 200 años, con tantos esfuerzos y sufrimientos por labrar la independencia absoluta, de igual manera, cantó con profunda pasión el himno del Batallón de los Bravos de Apure:

 “Hoy, por fin, después de tanta lucha tenemos Patria a la cual seguir haciendo el sacrificio, desde mi corazón de patriota reitero mi llamado a todos los patriotas de Venezuela y a todas las patriotas de Venezuela, porque, bueno, somos revolucionarios, somos socialistas, somos humanos, somos muchas cosas pero en esencia, patriotas, patriotas y cada vez que yo hablo del patriota, recuerdo aquella canción, vieja canción de los soldados tanquistas de Venezuela que aprendí de casi niño todavía ya aquí la llevo en el alma ¿eh?
[canta] Al rumor de clarines guerreros, ocurre el blindado, ocurre veloz, con celosos dragones de acero que guardan la Patria que el cielo nos dio, patria, patria, patria querida tuyo es mi cielo, tuyo es mi sol, patria, tuya es mi vida, tuya es mi alma, tuyo es mi amor.
Tuya Patria, la Patria ¡hoy tenemos Patria! Y pase lo que pase en cualquier circunstancia seguiremos teniendo Patria, Patria perpetua -dijo Borges- Patria para siempre, Patria para nuestros hijos, Patria para nuestras hijas, Patria, Patria, la Patria”.

 Nicolás Maduro, un revolucionario a carta cabal

Finalmente, el Comandante Supremo Hugo Chávez, resaltó las cualidades de revolucionario del actual presidente, Nicolás Maduro:

“…el compañero Nicolás Maduro, un hombre revolucionario a carta cabal, un hombre de una gran experiencia, a pesar de su juventud; de una gran dedicación al trabajo, una gran capacidad para el trabajo, para la conducción de grupos, para manejar las situaciones más difíciles. Lo

 he visto, lo hemos visto (…) mi opinión firme, plena como la luna llena, irrevocable, absoluta, total, es que —en ese escenario que obligaría a convocar como manda la Constitución de nuevo a elecciones presidenciales— ustedes elijan a Nicolás Maduro como presidente de la República Bolivariana de Venezuela. Yo se los pido desde mi corazón”.

 No faltarán los que traten de aprovechar coyunturas difíciles para, bueno, mantener ese empeño de la restauración del capitalismo, del neoliberalismo, para acabar con la Patria. No, no podrán, ante esta circunstancia de nuevas dificultades -del tamaño que fueren- la respuesta de todos y de todas los patriotas, los revolucionarios, los que sentimos a la Patria hasta en las vísceras como diría Augusto Mijares, es unidad, lucha, batalla y victoria.

 

Hacer un comentario.




Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten. Este sitio no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicación.

Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, este sitio se reservará el derecho de su publicación. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos.