Nacionales

2.nov.2015 / 11:44 am / Haga un comentario

 

Caracas, 1° de noviembre de 2015.- Era 1º de noviembre de 1961 y una fuerte lluvia había caído en los alrededores de Plaza Venezuela cuando Livia Gouverneur, la muchacha valiente que todos reconocían por su compromiso con la lucha contra el gobierno adeco de Rómulo Betancourt, caía baleada en la avenida Las Acacias, producto de uno de los proyectiles que un efectivo de la policía municipal disparó contra ella y otros compañeros.

Esa noche, Gouverneur junto a otros jóvenes protestaba frente la residencia La Hogareña, donde se encontraba refugiado un grupo de cubanos que respaldaban al ex dictador Fulgencio Batista.

Por aquellos días Betancourt había suspendido las garantías de la recién promulgada Constitución Nacional, que condujo a las prácticas represivas de tortura, presidio político y desaparecidos, siendo Livia Gouverneur una de las primeras víctimas, cuando solo contaba con 20 años de edad.

Gouverneur nació en la parroquia San Agustín, en Caracas, y desde muy joven dedicó su vida a la lucha revolucionaria por el rescate de la dignidad nacional, quebrantada por aquella época por las políticas excluyentes de los gobiernos de la cuarta República.

La también estudiante de Psicología en la Universidad Central de Venezuela, hoy símbolo de la juventud revolucionaria, siendo militante del Partido Comunista de Venezuela (PCV), se opuso a la represión que desde un primer momento signó a la llamada democracia representativa, encarando una férrea lucha en oposición a la represión contrainsurgente instruida por Estados Unidos. / CLAA.

 

Hacer un comentario.




Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten. Este sitio no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicación.

Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, este sitio se reservará el derecho de su publicación. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos.