Nacionales

14.abr.2015 / 04:52 pm / Haga un comentario

Foto: archivo

Foto: archivo

Dos años cumple este martes 14 de abril como presidente de la República, Nicolás Maduro, junto al pueblo, en defensa de la paz, soberanía e independencia nacional legada por el Comandante Hugo Chávez Frías, líder de la Revolución Bolivariana.

 A principios de abril de 2013, el Presidente Maduro, entonces candidato presidencial del chavismo, comenzó la “Marcha de Sabaneta a Miraflores”, como parte de la campaña electoral que culminó en la victoria del poder popular.

 Antes, el 11 de marzo de 2013, Maduro inscribió su candidatura presidencial ante el CNE donde dijo no ser Chávez, pero sí su hijo político y un revolucionario con la consciencia y el compromiso para continuar el legado de inclusión social iniciado por el líder de la Revolución Bolivariana.

 ”Vengo a hacer un compromiso de vida con nuestro pueblo”, dijo ante las autoridades del máximo organismo electoral.

 Durante la campaña presidencial, que se realizó del 2 al 11 de abril, el candidato revolucionario realizó 25 actos en los estados Zulia, Falcón, Carabobo, Aragua, Táchira, Trujillo, Mérida, Apure, Barinas, Cojedes, Portuguesa, Amazonas, Bolívar, Delta Amacuro, Nueva Esparta, Sucre, Yaracuy y en Distrito Capital; donde se congregaron alrededor de 7 millones de personas en apoyo a la Revolución.

 En el cierre de campaña, realizado en Caracas, el pueblo chavista colmó las avenidas Urdaneta, México, Baralt, Fuerzas Armadas, Lecuna, Universidad y Bolívar.

 Allí Maduro destacó que “hemos recorrido esta patria completa para construir la victoria. Yo estoy consagrado al trabajo por la patria (…) Yo aspiro merecer la confianza del comandante Chávez, aspiro estar a la altura de la responsabilidad que él me dio, yo aspiro estar a la altura de este pueblo. Pueden saber los pobres de la patria que tendrán en mí su protector, su padre, su presidente. Lo juro frente a ustedes”.

 Un pueblo libre y soberano

 Tras la siembra del Comandante Chávez, el pueblo ratificó el 14 de abril de 2013 el camino de la Revolución Bolivariana al elegir a Nicolás Maduro como Presidente de la República con 7.575.506 votos, derrotando a Henrique Capriles Radonski, el candidato de la derecha, quien sumó dos derrotas consecutivas en elecciones presidenciales.

 Desde que asumió el mandato presidencial, el Jefe de Estado ha defendido la autodeterminación del pueblo de seguir siendo libre y soberano ante la pretensión neocolonialista del imperio norteamericano de vulnerar la democracia y la paz de Venezuela.

 El Jefe de Estado además cumple dos años combatiendo una guerra económica (promovida por sectores de la derecha para acaparar la renta petrolera) con el fin de proteger el poder adquisitivo y los logros sociales que el pueblo ha conquistado con la Revolución.

 La participación popular ha sido clave en los dos últimos años, así como en todo los años de la Revolución Bolivariana desde que llegó al poder al 1998. El Presidente Maduro ha afianzando la participación del poder popular con la creación de los Consejos Presidenciales de Gobierno, instancias con el propósito de contribuir a desarrollar los cinco objetivos históricos del Plan de la Patria.

 La voluntad de paz del pueblo

 En dos años, el poder popular, con el presidente Maduro al frente de la Revolución Bolivariana, ha mantenido una voluntad de paz ante la violencia como apuesta de la derecha por asaltar el poder constituido.

 La noche del 15 de abril de 2013, horas después del primer boletín del Consejo Nacional Electoral (CNE) con el cual se anunció el triunfo del presidente Nicolás Maduro, con 50,66% de los votos, Capriles desconoció los resultados y en una convocatoria a un cacerolazo expresó: “Descargue toda esa arrechera, descárguela allí, dele ahí duro, usted le da allí y que se oiga en todo el mundo”.

 En esa declaración dijo también que responsabilizaba al Gobierno Nacional de actos violentos que pudieran generarse en las próximas horas, aunque en reiteradas ocasiones hizo un llamado a sus simpatizantes a salir a la calle para descargar su rabia porque los resultados no le habían sido favorables. El resultado fue una ola de violencia en la que fueron asesinados 11 venezolanos, todos vinculados con la Revolución Bolivariana.

 A partir de esa misma noche, además de los asesinatos, comenzaron los ataques vandálicos, asedios y disparos contra centros de salud públicos, abastos de la red pública de distribución de alimentos, medios de comunicación del Estado y comunitarios, así como el hostigamiento selectivo a hogares de dirigentes políticos y populares.

 La “arrechera” de seguidores de Capriles se hizo literalmente fuego cuando quemaron casas del Partido Socialista Unido de Venezuela (Psuv), automóviles, centros médicos e instalaciones de la Cantv, y cuando el mismo 15 de abril fueron arrolladas intencionalmente tres personas, durante una manifestación de apoyo a la Revolución Bolivariana en el estado Zulia.

 Todo esto acompañado de una campaña mediática y por las redes sociales de mentiras y manipulaciones que aupaban la violencia, ejemplo de ello fue el mensaje en Twitter del periodista Nelson Bocaranda -con un millón 300 mil seguidores- en el que señaló que en centros públicos de salud se ocultaban urnas electorales.

 La ira provocada por Capriles tuvo una intensidad de cuatro días continuos en los que resultaron heridos venezolanos en actos vandálicos y criminales en 14 estados del país.

 

 

Hacer un comentario.




Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten. Este sitio no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicación.

Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, este sitio se reservará el derecho de su publicación. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos.