Internacionales / Nacionales

15.dic.2009 / 08:48 pm / Haga un comentario

ABN.- Este martes el Senado de la República Federativa de Brasil aprobó finalmente el ingreso oficial de Venezuela al Mercado Común del Sur (Mercosur).

El tratado de adhesión de Venezuela al Mercosur fue suscrito por los presidentes de Argentina, Brasil, Uruguay y Paraguay en Caracas el 4 de junio de 2006. Hasta ahora sólo resta por ser aprobado en el seno del Congreso paraguayo para que así el ingreso pleno sea un hecho.

La agencia EFE reseñó que luego de casi cinco horas de intensos debates, ante el rechazo y veto de la oposición brasileña, el Senado del país amazónico ratificó el tratado de adhesión de Venezuela al Mercosur con una diferencia de 35 votos a favor y 27 en contra.

El acuerdo fue anunciado por el primer vicepresidente del Senado, el opositor Marconi Perillo, luego de una negociación con los líderes de la bancada aliada al Gobierno de Brasil y de la oposición.

Aun con ocho votos de desventaja, la oposición brasileña se mantuvo firme en su rechazo al ingreso de Venezuela al bloque y pasó toda la sesión exponiendo fuertes críticas contra el presidente venezolano, Hugo Chávez, a quien tildó de “tirano”, “populista” y “totalitario”, además lo comparó con los dictadores Adolfo Hitler, Benito Mussolini y José Stalin.

El presidente brasileño, Luiz Inácio Lula da Silva, anunció la pasada semana durante la 38º Cumbre del organismo, realizada en Montevideo, Uruguay, que el protocolo sería aprobado, y agregó que la aceptación de Venezuela en el grupo agrega una “escala y complementa nuestro bloque”.

El debate se extendió al plenario del Senado y enfrentó a quienes destacan la importancia de tener un acuerdo de libre comercio con Caracas contra quienes alegan un “supuesto” carácter antidemocrático del presidente Chávez.

Recio debate

Entre quienes se oponen al ingreso en Brasil, EFE citó al socialdemócrata Arthur Virgilio, quien afirmó que en ese país “se viola sistemáticamente la cláusula democrática del Mercosur”.

Por otro lado, el derechista Heráclito Fortes se atrevió a decir que Chávez “desintegrará” al bloque, porque contará, incluso, con poder de veto.

En tanto, el senador José Agripino alegó que Mercosur ha firmado un tratado de libre comercio con Israel, un país con el que Chávez ha roto relaciones.

“¿Qué pasará con Israel, qué pasará con la negociación comercial que el Mercosur se apresta a retomar con la Unión Europea (UE) si se acepta a alguien que, como Chávez, considera el libre comercio una forma de opresión capitalista?”, planteó Agripino.

Por el otro lado, la defensa de Venezuela fue asumida en el último debate por el senador Aloisio Mercandante, jefe de la bancada del oficialista Partido de los Trabajadores (PT), quien afirmó que el asunto no es Chávez, a quien consideró un “verdadero proyecto de integración para América del Sur”.

Incluso, Mercandante citó que hasta el alcalde mayor de Caracas, Antonio Ledezma, obstinado opositor del Gobierno de Chávez, visitó el Senado brasileño este año para pedir que se acepte a Venezuela en el Mercosur, porque “el aislamiento sería aún peor para la sociedad venezolana”.

Otros afirman que mientras acuerdos, como el pretendido con Israel, se realicen en términos de igualdad, que garanticen beneficio para ambas regiones, sin ventajismo, presiones ni abusos por parte de la nación del Medio Oriente, serán bienvenidos por el Jefe de Estado venezolano.

En manos del Congreso paraguayo está la adhesión. Días atrás el canciller de ese país, Héctor Lacognata, expresó que el ingreso de Venezuela al Mercosur está en “evaluación permanente”, pero aún así no dio pistas sobre cuándo será posible aprobar este trámite.

No obstante, Lacognata consideró en esa ocasión que si el Senado brasileño lo aprobaba, el debate en el Congreso paraguayo podría acelerarse, pues se crearía un nuevo escenario político que obligará a evaluar con mejores ojos la situación.

 

Hacer un comentario.




Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten. Este sitio no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicación.

Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, este sitio se reservará el derecho de su publicación. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos.