Curiosidades

19.ene.2009 / 07:42 pm / Comentarios desactivados

Es un amor profundo el que siento
El que me despierta día a día
El cobijo de tu brisa
El calor de tu sombra
El verdor de tu grandeza

Acompañas a Caracas
En un trajinar perpetuo
Y con nobleza pintada
En óleo de Cabré
Has protegido mis calles de tempestades
Has respirado por mí infinidad de venenos

Hoy quiero dedicarte mis ojos
Ante la ceguera de quienes no te ven
Hoy quiero dedicarte mis oídos
Ante la sordera de quienes no oyen tu crujir
Quiero dedicarte mis manos
Ante el egoísmo de quienes te arrancan la vida
Hoy sembraré la esperanza en tus colinas
Curvas llenas de maternidad y sonrisa
No abandonaremos tus faldas jamás

Quienes atentan contra tu manto sólo encontrarán llamas
La del amor flameante de quienes te admiramos
Porque eres viento que viene del mar
El mar que se hizo tierra
La tierra que nos da hogar
El hogar que siempre protegeremos
La lucha que no tendrá final
En el valle que siempre custodias
Tú, nuestro Warairarepano

Simón Herrera, periodista
herrerase@gmail.com